Es de costumbre

La nochevieja del Rey Juan Carlos será inesperada, pero no tanto como estas otras

El padre del Rey Felipe continúa exiliado en los Emiratos Árabes.
jueves, 31 de diciembre de 2020 · 11:08

A pesar de que el Rey Juan Carlos deberá festejar el año nuevo en el exilio y siendo acusado por cometer presuntos fraudes fiscales, el exmonarca está acostumbrado a lidiar con atípicas situaciones al final del año. 

En 1991, el antiguo jefe de Estado se encontraba con su familia en Baqueira como era de costumbre durante las navidades. Don Juan Carlos sufrió un accidente en esquí, por lo que tuvo que ser ingresado a la clínica Puertas de Hierro en Madrid. 

El Rey Juan Carlos en Baqueira.

Pero el padre del Rey Felipe está acostumbrado a ser alguien acontecido; el exrey ha tenido más de 15 cirugías. Esa nochevieja de 1991, el romano recibió al 1992 en la soledad de la habitación de la clínica. 

Y este capítulo se repitió de nuevo en el año 2001, pero en una situación un tanto diferente. Jaime de Marichalar había sufrido de un ictus, por lo que el abuelo de la Princesa Leonor y Sofía de Grecia recibieron el 2002 en el hospital Gregorio Marañón. 

El Rey Juan Carlos sufrió un accidente en esquí antes del matrimonio de la Infanta Elena, por lo que asistió a la ceremonia vendado.

El fin de año de 1999 habría sido recordado por Juan Carlos de Borbón como uno de los más tristes. María de las Mercedes compartió la nochevieja con todos los Borbón en Lanzarote, un poco antes de su fallecimiento. 

A pesar de que la partida de la Condesa de Barcelona nos tomó a todos por sorpresa, el diario “El país” publicó: “Pareciera como si el Rey hubiera tenido el presentimiento de lo que iba a ocurrir”. 

María de las Mercedes de Borbón- Dos Sicilias falleció a los 89 años.

En 2007, el padre de la Infanta Elena pasó el fin de año en Afganistán, pero por su propia decisión. El Rey jubilado quiso acompañar al ejército español que se encontraba en el país asiático. 

Pero entre todos los acontecidos finales de año del exsoberano, sin duda, este sería el peor. Don Juan Carlos se encuentra muy lejos de su antiguo hogar, lidiando con el distanciamiento del Rey Felipe y con la incertidumbre de saber si algún día podrá regresar.