Crecen las especulaciones

Aún nos preguntamos si el Rey Juan Carlos tiene algo que ver con los lujos de Marta Gayà en Suiza

El esposo de la Reina Sofía continúa siendo perseguido por sus presuntos fraudes fiscales.
domingo, 27 de diciembre de 2020 · 14:24

El 2020 está dando sus últimos suspiros y muchos han encontrado los mejores lugares para refugiarse de la pandemia; sin embargo, el Rey Juan Carlos sigue exiliado en los Emiratos Árabes y esperanzado de, algún día, regresar a España. 

El Rey Emérito continúa siendo perseguido por la innumerable lista de sus supuestas amantes desvelada por Pilar Eyre, donde Marta Gayà figura como la que fue el amor de su vida. 

Marta Gaya y el Rey Juan Carlos

Al igual que Corinna Larsen, la mallorquina está involucrada en los presuntos líos fiscales de Juan Carlos de Borbón. La socialité ha recibido millones de euros “como regalos” del romano; “El economista” desveló que los fondos provenían de cuentas en Panamá. 

Hoy Gayà reside en Suiza, específicamente en Gstaad una región invernal, donde esquiar se ha convertido en el mejor pasatiempo de la socialité para olvidar las preocupaciones de la pandemia y los chascos de su antiguo amor, Juan Carlos I

Gstaad es un exclusivo refugio en Suiza.

En Gstaad es el refugio de los millonarios, y el lugar perfecto para evadir los protocolos del Covid 19, pues, aparentemente, esto no parece ser importante para los habitantes de esa localidad, pero sí para el esposo de la Reina Sofía

Se conoció que el padre de Felipe VI prefiere continuar refugiado en los Emiratos Árabes para cuidar de su salud; mientras que su otra amiga cercana se da la buena vida en Suiza. 

Marta Gayá tiene una vida llena de lujos.

Según “El Economista”, Gstaad podría considerarse como Los Hamptons, pero Europa. El abuelo de la Princesa Leonor pasó parte de su época estudiantil en esta localidad.

Entre tantas interrogantes sobre Marta Gayà, muchos se preguntan si el antiguo jefe de Estado seguirá teniendo algo que ver con la envidiada vida de película de la mallorquina.