Tensión

Jaime Peñafiel desvela las peores navidades de la Familia Real: resentimientos, traiciones e ictus

La Zarzuela se prepara para el mensaje de Navidad del Rey.
martes, 22 de diciembre de 2020 · 13:09

A pesar de los escándalos y el distanciamiento social, esta Navidad podría ser una de las mejores para el Rey Felipe, la Princesa Leonor, la Infanta Sofía, y, quizás también, para la Reina Sofía. 

La Zarzuela brilla por la ausencia del Rey Juan Carlos, pero, entre el escándalo, la esposa de Felipe VI puede respirar aliviada de celebrar la Nochebuena sin sus suegros y sus cuñadas. 

La Reina Letizia no tiene buena relación con Elena y Cristina de Borbón.

Jaime Peñafiel, otro de los más temidos por la Familia Real, desveló varios de los capítulos navideños más tensos de los Borbón. Los episodios inimaginables y frívolos de los monarcas. 

El periodista considera que la presión ha desvelado la cobardía oculta entre el hijo del exiliado y Juan Carlos I. Para estas mismas fechas decembrinas pero del año 2000, el exmonarca le solicitó al Jefe de la Casa Real, Fernando Almansa, que el Príncipe de Asturias anunciara el fin de su noviazgo con Eva Sannum. 

Eva Sannum tenía 26 años cuando el Rey Felipe decidió terminar con su relación.

Don Juan Carlos no estaba de acuerdo con el compromiso del madrileño con la modelo noruega. Irónicamente, el episodio se repitió de parte del esposo de la Reina Letizia, aunque no ocurrió en Navidad. 

Este año el padre de la Princesa Leonor solicitó el exilio del Rey Juan Carlos por medio de Jaime Alfonsín, el actual jefe de la Casa Real. Pero entre tantos momentos de tensión, la Reina Sofía protagonizó uno de los peores. 

El Rey Felipe no desea el regreso del Rey Juan Carlos.

El escritor desveló que la madre de don Felipe obligó a la Familia Real a disfrutar de la cena navideña, mientras que Jaime de Marichalar luchaba por su vida. El exesposo de la Infanta Elena había sufrido un ictus en el año 2001. 

La pandemia obligó a los Borbón a escoger celebrar las navidades por caminos separados pero, sin duda, esta habría sido una buena noticia para la Zarzuela. El monarca y la Reina Letizia podrán celebrar tranquilos, y a su manera.