Contundente

El episodio más bochornoso del Rey Juan Carlos: nadie quiere que regrese a España

El Rey Emérito lidia con la triste soledad del exilio.
domingo, 20 de diciembre de 2020 · 10:58

Se había llegado a creer que el exilio había sido el inicio del fin de los tiempos del Rey Juan Carlos, pero ese final se inició mucho antes de lo que se pensaba. Las cosas dentro de la Zarzuela no marchaban de la mejor manera, y el Rey Felipe debía prepararse para lo peor. 

Muchos de los grandes en la dinastía del Rey Emérito habían recurrido a exiliarse, pero no de forma voluntaria; y este podría ser un episodio cíclico para los Borbón, ya que ninguno se había trasladado hacia el exterior por libre albedrío. 

Los Borbones estaban familiarizados con el exilio.

Se dice que el Gobierno le solicitó a Felipe VI la salida del antiguo jefe de Estado, quien estaba siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción del Tribunal Supremo, por estar involucrado en actos inmorales. 

El pasado 3 de agosto, España y el mundo se paralizó. Zarzuela se pronunció para comunicar que el esposo de la Reina Sofía había decidido abandonar el país, de manera voluntaria, para no interferir en la gestión del actual soberano. 

El Rey Juan Carlos continúa siendo investigado.

Desde entonces, la imagen del exiliado se ha convertido en un Titanic y el mayor dolor de cabeza de la Casa Real; tanto así, que muchos cuestionan que la Princesa Leonor llegue al trono español. 

Pero el anuncio del regreso del romano era inminente. Pasaban los días y aumentaban los murmullos, el Rey jubilado no deseaba pasar sus últimos años de vida a las fueras de España, ni residir en otro lugar diferente de la Zarzuela, su hogar por más de cinco décadas. 

El Rey Juan Carlos podría pasar las navidades con la Infanta Elena en Abu Dabi.

El abuelo de la Princesa de Asturias solventó su deuda con Hacienda y se esperaba su regreso para por próximos días cercanos a la Navidad, pero se han caído todas las apuestas y las falsas teorías, el Rey Juan Carlos no va a volver. 

A pesar de que no existe algún documento legal que impida el regreso del Emérito, don Juan Carlos debe de tener cuenta que torció su brazo ante las peticiones del Gobierno y pueda que no consiga cambiar su parecer, para facilitar su retorno.