Jaime de Marichalar no entiende nada

Froilán y Victoria Federica encuentran consuelo en Nicolás Murga, su “segundo padre”

Los hijos de la Infanta Elena se sienten respaldados por este militar del Ejército del Aire.
viernes, 18 de diciembre de 2020 · 02:30

A lo largo de los años, Zarzuela se ha visto sacudida por los diferentes escándalos que rodearon, primero a Froilán, luego a Victoria Federica y, por último, a los dos juntos.

Sin embargo, lo que seguramente no esperaban desde la Casa de S.M es que tanto Vic como Juan sean salpicados por los fondos ilícitos de su abuelo, el Rey Juan Carlos.

Froilán fue uno de los más complicados por los fondos del Rey Juan Carlos.

Es que, hace no mucho, se ha sabido que los hermanos Marichalar están siendo investigados por el presunto uso de las tarjetas opacas con las que habrían pagado viajes en Uber, clases de piano y compras en El Corte Inglés.

Aun así, el pago que más puso en jaque a los nietos mayores del Rey Emérito es la compra de una yegua llamada Dibelunga que fue un regalo exclusivamente para Victoria.

El caballo de Victoria Federica fue una de las cosas que la puso en problemas. 

El pago por el caballo fue superior a los 10.000 euros y se sospecha que fueron pagados con el dinero que el mexicano Allen Sanginés – Krause le entregó al ex Rey por intermedio de Nicolás Murga. Pero, ¿quién este último en la vida de Federica y Felipe?

Es un miembro más de la familia. Servir a la familia Real ha dejado de ser solo trabajo desde hace mucho. Los hijos de la Infanta Elena tienen una relación estrecha con él. Lo llaman “Nico” y hablan a diario con él por teléfono.

Nicolás Murga fue también, un gran compañero para el Rey Juan Carlos.

Fue una fuente anónima la que reveló esa información al portal “Vanity Fair” y, a su vez, declaró que Murga estaría oficiando de “tutor” en la vida de la ahijada del Rey Felipe y su hermano mayor.

De hecho, la misma persona reseñó que el militar del Ejército del Aire “ejerce de canal con su abuelo y Froilán y Victoria lo quieren como un segundo padre”. ¿Qué opinará Jaime de Marichalar?