NO ES CORINNA LARSEN

Los otros amores del Rey Juan Carlos que podrían haber ocupado el rol de Doña Sofía

No todas las “amigas entrañables” del Emérito tuvieron los mismos privilegios.
domingo, 13 de diciembre de 2020 · 07:30

No son solo los escándalos financieros los que complicaron la vida del Rey Juan Carlos.

Es que, por mucho tiempo se ha sabido que el Emérito le hace un gran honor a su nombre siendo un “Don Juan Tenorio”.

Desde muy joven, el Rey Juan Carlos fue caracterizado por su simpatía. 

La lista de “amigas entrañables” que tiene el padre de Felipe VI es imposible de contar con una sola mano.

Sin embargo, entre todas ellas, hay dos que destacan. La primera es María Gabriela de Saboya, el primer y gran amor de “Juanito”.

María Gabriela de Saboya fue el gran amor de Don Juan Carlos.

Eran todavía adolescentes cuando el hijo del Conde de Barcelona y la hija del último Rey de Italia comenzaron a salir, pero se conocían desde la infancia.

Tanto la familia de María como la de Juan Carlos estaban exiliadas en Estoril, Portugal y allí estrecharon lazos.

La condesa italiana que tantos problemas le trajo a Juan Carlos en su juventud.

No obstante, la relación entre la mujer que podría haber sido Reina de España y el que fuera Jefe de Estado no pudo prosperar porque los Borbón “no la consideraron apropiada”.

Pero claro que el entonces Príncipe no se podía quedar sin buscar un nuevo amor y, allí, fue cuando en 1956 llegó Olguina de Robilant, una condesa italiana con la que no pudo seguir adelante porque estaba rodeada de polémicas y escándalos. Y, finalmente, la vencedora fue la Reina Sofía.