Increíble

El secreto de las joyas fenicias que escondía la Casa de Alba y los Borbón

La Familia Real ocultaba algo que desveló la Infanta Elena.
domingo, 8 de noviembre de 2020 · 04:15

Quién se habría imaginado que, además de la famosa tiara de los Marichalar en la boda de la Infanta Elena, existía una increíble historia de unas piezas de oro que recuerdan el día en que el Duque de Alba puso en juego su título. 

Cuenta la leyenda que el Tesoro de Carambolo fue encontrado por un obrero en 1958. Las invaluables piezas quisieron ser exhibidas por Jesús Aguirre y esto puso en alerta a las autoridades. 

La piezas del Tesoro de Carambolo.

La colección de joyas representa gran parte de la historia y el Duque Consorte contactó a una persona cercana a su entorno para que realizara copias idénticas de cada pieza que se encontraba en Sevilla. 

La réplica del tesoro iba a ser expuesto en un museo, pero muchos habían cuestionado la honestidad del monarca, quien fácilmente podría hacer el cambio de las piezas originales. 

Cayetana Fitz-James Stuart y Jesús Aguirre.

El conflicto se originó entre los representantes del Ayuntamiento y el esposo de Cayetana Fitz-James Stuart, dando pie a unas famosas palabras que se recuerdan hasta el día de hoy:

No me siento cesado, pero sí destituido. 

La Infanta Elena y Juan de Marichalar en su boda.

Aguirre había perdido su título cultural, tras la dura amonestación de Alejandro Rojas-Marcos, el que presidía el Ayuntamiento sevillano y quien no confió el invaluable tesoro en las manos del monarca

El madrileño aseguró que no se estaban valorando las piezas como se debía. Luego de este conflicto, las joyas fueron trasladadas hacia Madrid y, años después, Elena de Borbón recibió réplicas exactas de las monedas del Tesoro de Carambolo como regalo de bodas.

Otras Noticias