Francia

Francia: el ciudadano que abofeteó a Emmanuel Macron fue sentenciado a cuatro años de cárcel

El atacante también fue vetado de por vida para ocupar un cargo publico y no podrá poseer armas por cinco años.
jueves, 10 de junio de 2021 · 17:18

El jueves, dos días después de abofetear al presidente francés Emmanuel Macron durante un mitin de campaña, el actor del incidente, Damien Teruel, fue condenado a cuatro años de prisión.

La pena fue confirmada por una corte de la ciudad de Valence, ubicada al sureste del país. El atacante también fue vetado de ocupar cargos públicos de por vida y poseer armas durante cinco años.

Teruel, un ciudadano francés de 28 años qué se describe como un "patriota" fue condenado por un cargo de violencia contra una persona investida de autoridad pública.

El presidente francés Emmanuel Macron durante el incidente del martes.

Durante el juicio, el atacante reconoció haber golpeado al presidente con una bofetada "bastante violenta". “Cuando vi su mirada amistosa y mentirosa, sentí disgusto y tuve una reacción violenta”, declaró.

"Fue una reacción impulsiva  yo mismo me sorprendí de la violencia". Teurel también admitió que junto a sus amigos había considerado llevar huevos y helados para lanzarle a Macron durante el acto, pero luego cambió de parecer.

Mientras era juzgado, Teurel calificó a la presidencia de Macron como la representación de la "decadencia de Francia" e indicó a los jueces qué era un fiel defensor de los chalecos amarillos, el movimiento sindicalista qué puso en jaque al gobierno francés durante 2019. Por otro lado, el segundo detenido junto a Teruel por el incidente del martes, identificado como Arthur C, será juzgado el próximo año por posesión ilegal de armas.

MACRON VOLVIÓ A DECLARAR SOBRE LA AGRESIÓN

Emmanuel Macron, presidente de Francia.

En declaraciones a la cadena televisiva francesa, BFM-TV, Emmanuel Macron manifestó sobre el incidente del martes indicando que "nada justifica la violencia en una sociedad democrática, nunca".

"No es tan importante recibir una bofetada cuando vas hacia la multitud para saludar a algunas personas que estuvieron esperando durante mucho tiempo", declaró el mandatario. "No debemos hacer que ese acto estúpido y violento sea más importante de lo que es", continúo.

Al mismo tiempo, el presidente remarcó que, “no debemos banalizarlo, porque cualquier persona con autoridad pública tiene derecho al respeto”