Entrevista exclusiva con Fernando Rendón

Democracia fallida, desigualdad social y represión estatal: tres claves del estallido en Colombia

El fundador del Festival Internacional de Poesía de Medellín contextualizó las protestas en su país para Minuto España.
miércoles, 5 de mayo de 2021 · 13:10

“Llueva o truene, el paro se mantiene”, retumba en las calles de Colombia. Es, sin dudas, el grito que se impone, incluso, entre otros ruidos que pretenden ser más fuertes: balas, gases y proyectiles. Volver atrás no parece ser una opción.

La situación narrada en Colombia es una metáfora literal de la potencia de las palabras cuando son justas, precisas y las necesarias. Por eso, Minuto España conversó con el poeta y periodista colombiano Fernando Rendón, que, a través de sus prosas, es un activista social comprometido con su pueblo.

Fernando Rendón, poeta y periodista colombiano.

En su análisis, explicó que la reforma tributaria propuesta por el presidente de su país, Iván Duque, no es la razón de fondo de las protestas y el descontento social. Es decir, fue el último eslabón de una cadena histórica que sujeta más de 200 años de desigualdades.

La lucha contra la reforma tributaria es un pretexto porque hay motivos muchos más de fondo. Primero, hay una ira histórica contenida en el alma del pueblo porque es un pueblo maltratado, reprimido, sin derechos.

Rendón señaló que “a raíz de la pandemia, todo empeoró”. Sin embargo, “comenzó con una movilización muy grande, inédita en la historia de Colombia, el 28 de noviembre de 2019”. No obstante, con las medidas restrictivas por la crisis sanitaria, “se fue viniendo abajo con el toque de queda y el encierro obligatorio de la población”.

Colombia se volcó a las calles el  28 de abril.

Diría que es el único pueblo del mundo que está en la calle. Porque la verdadera pandemia es el sistema y el hambre, pero la gente ya no tiene miedo de morir. Por primera vez después de muchos años el pueblo ya no quiere retroceder y está ahí, en las calles.

DESIGUALDAD Y POBREZA ESTRUCTURAL

Según la información del Departamento Administrativo de Estadística de Colombia (DANE), el 42,5 % de los ciudadanos y ciudadanas están por debajo del límite de la pobreza.

El salario mínimo aquí es muy pequeño. La mayoría de los colombianos, un 60 %, diría que ganan un salario mínimo que son menos de 300 dólares, cerca de esa cifra, que es nada. Nadie puede vivir con eso.

Mensajes de lucha que se leen en los letreros en las calles colombianas.

A su vez, el mismo organismo indica que la tasa de desempleo es del 14,2 %, por lo que hay dos conclusiones. O la manera de medir el desempleo es inapropiada o los sueldos de los trabajadores y trabajadoras no son suficientes para dejar de ser pobre en el país presidido por Duque.

La verdadera causa es una causa de reivindicaciones sociales y también políticas, porque durante 200 años yo diría que no ocurrió en ningún país del mundo, solamente regímenes conservadores y liberales de derecha han gobernado.

DEMOCRACIA FALLIDA

Fernando Rendón planteó que en su nación “nunca ha habido un gobierno verdaderamente democrático”. Incluso, explicó cómo es el sistema con el que legitiman la llegada al poder por parte de los sectores dominantes.

Excepto por tiempos muy pequeños y todas las reformas que ni siquiera fueron profundas y revolucionarias, se echaron para atrás siempre en el siguiente gobierno conservador.

Para contextualizar, desde el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, un defensor de las causas populares y uno de los políticos más influyentes de esa época, se desató un período de violencia, en el que las armas del Estado fueron direccionadas en contra de sus propios compatriotas.

Asimismo, más adentrado en la historia, se lanzó el conocido plan Colombia, con el apoyo manifiesto de Estados Unidos para llevar “la paz” a un país sin calma. No obstante, a pesar de que el Gobierno de Duque buscó vincular las protestas actuales con las FARC, esta vez es distinto.

El conflicto no es entre los exguerrilleros y el Estado sino que es una guerra del Estado contra el pueblo. El pueblo ya estaba en la miseria antes de la pandemia.

Respecto del último Acuerdo de Paz firmado en Bogotá y Cartagena por el entonces presidente Juan Manuel Santos en 2016, Rendón aseguró que “está totalmente postrado”.

Acuerdo por la Paz firmado por el expresidente Juan Manuel Santos.

Santos se apropió indebidamente, con una falta absoluta de ética, del Premio Nobel de la Paz y no defendió nunca con la suficiente entereza y carácter los acuerdos que firmó con las FARC. No hay democracia en Colombia. No la hubo en 200 años de historia.

En este punto, el fundador del Festival Internacional de Poesía de Medellín señaló que no “entiende” por qué “la comunidad mundial” y “las embajadas en Colombia no dicen nada”.

Colombia es tierra fértil para los negocios de las trasnacionales. Es un país riquísimo y es por eso que, para mí, hay una gran complicidad entre el Estado colombiano y gran parte de la comunidad mundial.

VIOLENCIA INSTITUCIONAL

En este aspecto, al ser consultado por Minuto España sobre un posible paralelismo con la crisis de representación política en Chile, el intelectual colombiano interpretó que sí hay puntos de conexión pero el pueblo chileno es más “maduro” políticamente.

Los ciudadanos piden que la policía no los reprima.

Lograron un movimiento muy grande, muy potente, que logró sus objetivos y por eso existe cierto grado de movilización. Sin embargo, opino que es un pueblo que ya ha tenido dos presidentes de izquierda. Cuando un pueblo ha experimentado aires de la libertad, ya no se echa atrás.

En cambio, Rendón hizo un repaso histórico en el que recordó que Colombia viene “de un genocidio” y “una época de violencia liberal conservadora que arrojó 600 mil muertos o más”. Además, los períodos de paz se vieron frustrados tras los acuerdos entre las FARC, la Unión Patriótica y el Estado que “siempre han sido traicionados” y, como consecuencia, acarrearon más víctimas.

De esta forma, desde la movilización de 2019, parece que se abrió un nuevo capítulo en el país sudamericano. A pesar de la represión que se puede observar a través de las imágenes que se difunden en las redes sociales y los medios de comunicación, algo cambió.

Los testimonios de poetas, periodistas, académicos, artistas y referentes de la sociedad sirven para ver más allá de lo que aparentemente es una reforma tributaria. Como escribió el periodista argentino desaparecido en la última dictadura cívica militar Rodolfo Walsh, “un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra”.

Otras Noticias