Pandemia

Rusia comienza a vacunar a animales domésticos contra el coronavirus

La nación se convirtió en la primera en inmunizar animales a través de una vacuna diseñada especialmente para estos, llamada Carinak-Cov.
jueves, 27 de mayo de 2021 · 05:30

La vacunación contra el coronavirus ha llegado a los animales, ya que el miércoles Rusia se ha convertido en la primera nación en inmunizar a animales domésticos, con un fármaco específicamente desarrollado para ellos.

El país había registrado su vacuna contra el COVID19 para animales y ayer, varias regiones han empezado a aplicarla en clínicas veterinarias, de acuerdo a testimonios de la entidad regulatoria veterinaria, Rosselkhoznadzor a medios locales.

La vacuna en cuestión es la Carinak-Cov, la cual ha despertado el interés de Argentina, Corea del Sur, Japón e incluso la Unión Europea, que desean iniciar negociaciones para adquirirla.

Frascos con dosis de la vacuna para animales, Carinak-Cov.

Si bien los científicos dicen que actualmente no hay evidencia de que los animales juegan un papel significativo en la propagación de la enfermedad a los humanos, se han confirmado infecciones en varias especies en todo el mundo.

A su vez, la entidad veterinaria ha indicado que el período de inmunidad del fármaco dura unos seis meses y que las clínicas a lo largo de Rusia estaban viendo un aumento en las solicitudes de vacunación de "criadores, dueños de mascotas que viajan con frecuencia y también ciudadanos cuyos animales deambulan libremente”, manifestó la asesora de Rosselkhoznadzor, Julia Melano a la agencia de noticias RIA.

Sin embargo, Rusia no es la única nación del mundo en fabricar una vacuna contra el COVID19 diseñada para animales, ya que la farmacéutica veterinaria de Estados Unidos, Zoetis, se encuentra desarrollando su propia inmunización.

Dos enfermeras aplicando el fármaco contra el Covid19 a un conejo en Moscú.

El coronavirus, además de a los humanos, ha afectado especialmente a los visones, donde se han reportado cientos de casos en las granjas donde estos habitan, especialmente en Dinamarca a mediados de noviembre.

Un brote de la infección en estos animales se ha esparcido por toda Europa, afectando a Lituania, Polonia y Francia, ya que en Dinamarca ha generado que el virus haya mutado y se haya transmitido de los animales a los humanos.

Esta nueva cepa ha obligado a varias granjas de visones a matar a una gran mayoría de estos animales y cerrar la industria de pieles de estos completamente hasta 2022, para así prevenir el origen de nuevas variantes.