África

Emmanuel Macron pide a Ruanda que perdone a Francia por su papel durante el genocidio de 1994

El mandatario visitó Kigali, donde fue parte de un acto con el presidente ruandés Paul Kagame.
jueves, 27 de mayo de 2021 · 19:32

En una visita a la capital de Ruanda, Kigali, el jueves, el presidente de Francia, Emmanuel Macron se ha pronunciado sobre el genocidio del país africano que ocurrió en 1994 donde alrededor de 800.000 ciudadanos han fallecido.

Durante un acto en el monumento de la memoria de la tragedia, ubicado al centro de Kigali, el mandatario francés indicó que los ciudadanos ruandeses perdonen al país galo sobre su papel en la tragedia e indicó que la nación, no había prestado atención a las advertencias de una matanza inminente y durante demasiado tiempo "valoraba el silencio sobre el examen de la verdad".

"Solo aquellos que pasaron esa noche quizás puedan perdonar y, al hacerlo, dar el regalo del perdón", manifestó Macron en el monumento, donde están enterradas más de 250.000 víctimas. 

Macron en una visita a museo del genocidio ruandes.

Por su parte el presidente de Ruanda, Paul Kagame, que también estaba presente en el acto, agradeció las palabras de Macron y remarcó que “sus palabras fueron algo más valioso que una disculpa. Eran la verdad". 

Kagame también describió las acciones del mandatario galo de ser "un acto de tremendo coraje”. A su vez Macron también indicó, "por la presente, humildemente y con respeto estoy a su lado hoy, reconozco el alcance de nuestras responsabilidades".

QUÉ FUE EL GENOCIDO DE RUANDA Y CUÁL FUE EL PAPEL DE FRANCIA  

Durante abril y julio de 1994, las milicias rebeldes del grupo étnico Hutu, soldados de Zaire (nación actualmente conocida como la República Democrática del Congo, que comparte frontera con Ruanda), y fuerzas de Bélgica y Francia, asesinaron a entre 800.000 y un millón de ciudadanos del pueblo tutsi, el cual gobernaba el país ese entonces.

Los mandatarios de Francia y Ruanda, Emmanuel Macron y Paul Kagame.

En marzo de este año, un reportaje divulgado por el gobierno galo reveló que el entonces presidente de Francia, Francois Mitterrand había asumido "una gran y abrumadora responsabilidad" por el genocidio, pero sin embargo no se caracterizaba como cómplice.

Mitterrand mantenía vínculos significativos con el entonces presidente de Ruanda, Juvenal Habyarimana. Después de la masacre, y en medio de una guerra civil, las FPR (Frente Patriótico Ruandés), conducido por Kagame removió las fuerzas Tutsi y en el 2000 se convirtió en presidente.

"Los asesinos que acechaban los pantanos, las colinas, las iglesias, no tenían el rostro de Francia. Francia no fue cómplice", manifestó Macron y a su vez declaró que en 1994 "Francia no entendía que al querer bloquear un conflicto regional o una guerra civil, estaba de facto por un régimen genocida".