Medio Oriente

Estados Unidos envía a su canciller a Jerusalén, tras el alto al fuego entre Israel y Hamás

Antony Blinken ya se encuentra rumbo a la región, donde también visitará Palestina, Egipto y Jordania.
martes, 25 de mayo de 2021 · 03:00

El lunes, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, partió hacia Jerusalén, tres días después de que entre en vigor el acuerdo de alto al fuego entre la milicia palestina de Hamás y el estado Israel.

El funcionario y máximo diplomático del país norteamericano también viajará a la localidad palestina en Cisjordania de Ramallah, la capital egipcia de El Cairo y la ciudad jordana de Amán, donde se reunirá con las autoridades de cada nación.

La gira por el Medio Oriente del canciller fue anunciada por la Casa Blanca, en el cual el presidente estadounidense Joe Biden indicó que le pidió a Blinken a realizar el viaje luego de los esfuerzos diplomáticos que buscaban detener el peor brote de enfrentamientos entre Israel y Hamas en más de 7 años.

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.

"Blinken se reunirá con los líderes israelíes sobre nuestro firme compromiso con la seguridad de Israel”, manifestó Biden. “Continuará los esfuerzos de nuestra administración para reconstruir los lazos y el apoyo al pueblo y los líderes palestinos después de años de negligencia", continuó.

Por otro lado, en el marco del cese al fuego que entró en vigor el viernes, tras diez días de bombardeos y lanzamientos de cohetes, Biden y Blinken han asegurado que la "solución de dos estados", uno israelí y otro palestino, es la única posible.

El mandatario norteamericano también manifestó que Blinken también discutirá "el esfuerzo internacional para asegurar que la asistencia inmediata llegue a Gaza de una manera que beneficie a la gente allí y no a Hamás”. La situación en Gaza, es crítica, el territorio que fue abatido por los misiles provenientes de Israel han provocado varios destrozos en varias fábricas, incluso destruyendo completamente varias.

Policías palestinos en una zona de la franja de Gaza.

La devastación supone otro obstáculo para el enclave de dos millones donde más de la mitad de la población en edad de trabajar está desempleada. Sus residentes rara vez recibían electricidad durante más de 12 horas al día, nunca antes de que la última ronda de ataques aéreos azotara aún más la red.

El territorio ha estado bajo un bloqueo israelí desde 2007, donde no controla sus fronteras marítimas, y su gobierno dirigido por Hamás necesita permiso del estado de Israel para exportar sus productos o traer suministros.

Debido a que la organización ha convertido componentes metálicos en cohetes, Israel ha insistido en que los donantes internacionales solo financien proyectos que utilicen tuberías de plástico, pero ahora incluso gran parte de la red ha sido destruida tras los enfrentamientos.