Migración

Marruecos advierte que "no está obligado a proteger fronteras que no sean las suyas"

Las autoridades marroquíes expusieron la “crisis bilateral”.
lunes, 24 de mayo de 2021 · 10:23

La recepción del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, por parte de España provocó una rápida reacción del Gobierno de Marruecos contra su arribo y elevó la tensión en medio de una crisis migratoria y humanitaria.

En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Nasser Bourita, señaló que las autoridades españolas no discutieron con la Unión Europea “antes de tomar decisiones que afectan a los intereses de Marruecos”.

España no consultó a Europa antes de incumplir los criterios Schengen para aceptar la entrada fraudulenta de una persona buscada por la justicia española. España ha creado una crisis y quiere ahora que la asuma Europa.

Brahim Ghali, líder del Frente Polisario.

De esta manera, el Bourita se refirió al tema en una entrevista con la emisora francesa Europe 1. Además, hizo hincapié en “contextualizar” la tensión entre ambos países.

Hay un contexto de crisis bilateral entre Marruecos y España, una crisis que nada tiene que ver con Europa, una crisis que fue creada por una decisión nacional de España sin consultar a sus socios europeos.

Al respecto, el ministro marroquí acusó a las autoridades españolas de querer “desviar el debate”, centrándolo “en una cuestión migratoria mientras que el fondo de la crisis es un acto de injusticia”.

Migración en España.

Asimismo, señaló que su país “no está obligado, no tiene vocación u obligación de proteger fronteras que no sean las suyas” ya que “no es ni el gendarme, ni el conserje de Europa”.

Por otro lado, citado por Europa Press, contradijo a la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, y afirmó que “no hay contacto” entre las dos naciones “desde el estallido de esta crisis”.

Contrariamente a lo que ella dice, Marruecos nunca ha sido informado de la llegada de este individuo.

Arancha González Laya, ministra de Exteriores española.

A su vez, planteó que “hay un problema de confianza, de respeto mutuo con el socio directo” y, al ser “una crisis que la propia España ha creado”, “le toca a ella encontrar la solución”.

Hoy Marruecos hace preguntas claras: ¿es normal en un Estado de derecho frente a un socio como Marruecos que se falsifique un pasaporte, usurpar una identidad para traer a alguien a territorio europeo?

Finalmente, Bourita “distinguió” entre “sus muy buenas relaciones con casi todos los países de la UE y una crisis bilateral nacida de una actitud hostil de España”.

Otras Noticias