Entrevista con Antonia Orellana

Elección histórica en Chile: “Se relegitima el modelo de Pinochet o se transforma en un nuevo orden”

La candidata constituyente, Antonia Orellana, analizó las votaciones del domingo, en exclusiva, para Minuto España.
miércoles, 12 de mayo de 2021 · 15:22

El fin de semana del 15 y 16 de mayo, el pueblo de Chile acudirá a las urnas para elegir a las y los ciudadanos que redactarán la nueva Constitución, lo que significa, a simple vista, una elección de gran relevancia. Sin embargo, eso no es todo: también representa, desde la perspectiva de Antonia Orellana, “despinochetizar” al país sudamericano.

En este sentido, la Constitución vigente en la nación, que preside Sebastián Piñera, fue aprobada en 1980, durante la última dictadura cívico militar, y decidida por el genocida Augusto Pinochet. Es decir, es una deuda de la democracia chilena para con sus compatriotas.

Por su parte, Orellana, una candidata de 31 años del Frente Feminista Convergencia Social por el Distrito 10, que incluye a la capital Santiago, se define como “una mujer de izquierda”, periodista y “activista”.

Orellana impulsa la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Con su postulación, busca redactar una nueva Constitución “que asegure una vida libre de violencia hacia las mujeres y niñas; superar el Estado subsidiario y democratizar la estructura pinochetista que heredó” Chile “mediante un modelo de cuidados antineoliberal”.

Por lo tanto, considera que la elección del domingo es “fundamental” porque “encauza un proceso que puede derivar en dos” proyectos de país opuestos.

O se relegitima democráticamente, esta vez, el modelo que instauró Pinochet o se transforma en un nuevo orden de las cosas que no va a estar marcado por la irreformabilidad.

Protestas en Chile.

Es decir, la candidata constituyente entiende que, “desde el 90 en adelante”, hubo un “enclaustramiento político por las condiciones de la constitución, que eran amarres de forma y de fondo que vetaban actores”.

En el fondo, lo que nos jugamos el domingo es la posibilidad de tener un país que hace por sí mismo los cambios que requiera sin necesidad de llegar nuevamente a un estallido.

Asimismo, Orellana señaló que también es necesario modificar un modelo social cuyos “resultados están a la vista: una imagen de éxito hacia el mundo, pero una desigualdad tremenda al interior que ha sido la fuente principal de la rabia en pandemia”.

El estallido social se produjo en 2019.

Despinochetizar significa también, además de democratizarlo, avanzar hacia un estado garante de derechos sociales, con más justicia social y tributaria, sobre todo.

LOS FEMINISMOS Y LAS NUEVAS GENERACIONES

Por otro lado, la nueva Constitución de Chile será la primera en el mundo redactada por una convención con paridad de género y con un cupo de 18 escaños designado a los pueblos originarios. En total, serán 155 los y las constituyentes, de los que 9 corresponderán a los pueblos originarios y los otros 9 formarán parte de manera complementaria.

En tanto, “Toti”, como la conocen en sus redes sociales, fue coordinadora de la paridad en el Frente Amplio “para poder impulsar la ley” que logró “un piso práctico que es mucho mejor” que el que tuvieron “en toda” la “historia política” de su nación: “Las mujeres nunca participamos”.

La paridad de listas abrió las puertas a que haya candidatas feministas en la mayoría de las listas, excepto las de la derecha. Hay candidatas feministas en cada lista de cada distrito.

Por lo tanto, afirmó que “cambió la relación social”. En consecuencia, propondrán transformaciones “que no tienen que ver solamente con los derechos civiles y políticos o con el catálogo de derechos de la constitución, sino sobre todo también cambios que tienen que ver con lo socioeconómico”.

Al respecto, el descontento expresado en las calles por las injusticias de un modelo excluyente, que encontró sus límites en el hartazgo social, tuvo grandes protagonistas: las y los jóvenes chilenos.

La juventud al frente de los cambios sociales y políticos.

El gran empuje que tuvo el plebiscito fue que los jóvenes populares, de las comunas populares, volvieron a votar. Y eso le añade un factor de incertidumbre que tiene muy asustado al Gobierno de Piñera.

En esta perspectiva, destacó que “la generación que más participó del estallido” son las y los chilenos de hasta 35 años, que se “han politizado a través de las movilizaciones en contra de la deuda estudiantil y contra la precarización de la educación pública”.

Los jóvenes son una fuerza electoral por sí misma y si se deciden a votar van a cambiar todo el mapa.

Sebastián Piñera, presidente chileno.

Por eso, se espera que pese a la pandemia del coronavirus, se movilicen a las urnas para expresar su rechazo a Piñera y al modelo establecido. Además, fueron las principales víctimas de “las violaciones a los derechos humanos en los últimos meses”.

La mayoría de las personas que han sufrido traumas oculares, que han sufrido torturas en comisarías y otros delitos asociados así como prisión política, son jóvenes populares.

LAS EXPECTATIVAS PARA EL DOMINGO

Ante la pregunta de Minuto España sobre qué pasará en el caso de que no logren los resultados esperados, Orellana hizo hincapié en que tendrán “una discusión muy táctica” sobre “qué hacer en la Convención, si la izquierda no logra siquiera el tercio del bloqueo”.

De todas formas, no se inquietó ante un posible escenario negativo, ya que “Chile tiene una larga historia de lucha en los últimos 30 años contra condiciones políticas completamente adversas”.

La convención constitucional no va a ser, si tenemos minoría, peor que cuando enfrentamos el binominal de Pinochet con sus senadores designados y con Pinochet mismo en el congreso en los años 90”.

Por último, advirtió que el Gobierno de Piñera “desincentiva” la participación electoral “a través de la falta de información”. Es decir, “todavía no se sabe si hay permiso interregional para poder moverse desde comunas en cuarentena”. Sin embargo, confía en que “la mayoría” del pueblo “solo quiere que se vaya Piñera”.

Hay un nivel de rechazo de piel a sus candidatos que son reconocidos como oficialistas. Hay mucho rechazo a la figura de Piñera y del oficialismo.

Finalmente, Antonia Orellana subrayó que existe una gran incertidumbre para el domingo. No obstante, mantiene una certeza: “Hay una energía política que esperamos conducir y encauzar a los cambios, estén las mayorías en los y las 155 constituyentes o no”.