Austria

El canciller de Austria, Sebastian Kurz, es investigado por la fiscalía de anticorrupción local

El mandatario es acusado de haber mentido bajo juramento al parlamento austriaco y podría enfrentar una pena de tres años de cárcel.
miércoles, 12 de mayo de 2021 · 19:26

Sebastian Kurz, el canciller de Austria, desde enero del 2020 está siendo investigado por fiscales del Departamento de anticorrupción del país alpino tras haber realizado presuntas afirmaciones falsas hacia una comisión parlamentaria.

La noticia que sacude a la política de la nación salió a la luz el miércoles por la tarde, luego de que varios parlamentarios opositores han investigado afirmaciones de nepotismo por parte del funcionario, incluido el nombramiento de Thomas Schmid, un leal al partido gobernante OVP (Partido Popular), como jefe de la sociedad de una cartera estatal de Austria.

En modo de respuesta, el canciller austriaco niega cualquier acusación en su contra, indicando que él "siempre intentó" decir la verdad a la comisión parlamentaria y que no dimitirá a su cargo.

Thomas Schmid, presidente de la cartera estatal Öbag.

Sin embargo, el mandatario aclaró que accedería a una internación judicial en caso de ser necesario e indicó que su jefe de gabinete, Bernhard Bonelli, también se encontraba bajo investigación.

¿CÓMO ES EL "ÖBAG-GATE"? EL CASO DEL PORQUÉ ESTÁ ACUSADO KURZ

El escándalo fue bautizado como el Öbag-gate, en referencia a la compañía estatal Öbag, en la cual Schmid fue apuntado como presidente y administra 11 de sus empresas por todo Austria.

Kurz había negando, bajo juramento, ante el Parlamento en junio de 2020 que él había tenido alguna influencia para que se le diera al Schmid el cargo, manifestando a una comisión que, si bien consideraba que este estaba bien calificado, fue una decisión tomada por la junta directiva de la empresa y no recordaba haberlo respaldado para el trabajo.

La sede central de Öbag en Viena, Austria.

Sin embargo, los intercambios de mensajes de texto, encontrados en el teléfono de Schmid por la fiscalía, han surgido desde entonces cuando el canciller dijo: "De todos modos, obtienes todo lo que quieres" y Schmid responde: "Estoy tan feliz :-))) Amo a mi canciller".

Mentir bajo juramento a los parlamentarios conlleva una posible sentencia de cárcel de tres años, según las leyes de Austria, pero Kurz manifestó que confiaba en que las acusaciones no significarán nada. 

El estado de ánimo en las audiencias de la comisión se había "acalorado", declaró, y aclaró que se estaba "presionando a la gente para que hiciera declaraciones falsas".

Otras Noticias