Estados Unidos

Declaran estado de emergencia en Florida por una fuga de aguas residuales tóxicas

Hasta el momento se evacuaron más de 300 hogares y se activaron las alarmas de una inundación en una planta de gas natural.
lunes, 5 de abril de 2021 · 02:15

El estado de Florida es una de las regiones de Estados Unidos más propensas a huracanes y otros desastres naturales, sin embargo esta no fue la razón por la que durante el fin de semana, su gobernador Ron DeSantis declaró estado de emergencia en unos de sus condados.

Desde el domingo que el condado de Manatee, ubicado en la costa oeste del estado sureño, justo debajo del área que rodea la ciudad de Tampa Bay. ¿La razón? Una fuga de un gran estanque de aguas residuales tóxicas en la localidad vecina.

Hasta el momento se han evacuado más de 300 hogares en el área y se ha cerrado una autopista cerca de la represa de Piney Point, la cual, si se derrumba, podría inundar las casas con 4,5 a 6 metros de agua.

Ron DeSantis, gobernador de Florida.

El domingo, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, manifestó que el agua no era radiactiva y era "principalmente agua salada" de un proyecto de dragado mezclado con "agua de proceso heredada y escorrentía de aguas pluviales". El funcionario indicó que la prioridad era evitar una "verdadera situación catastrófica de inundaciones".

De acuerdo a funcionarios de seguridad pública del condado de Manatee, una parte del muro de contención de la reserva se movió lateralmente, lo que significa que es posible un colapso estructural total. Si eso sucediera, potencialmente 600 millones de galones de agua podrían salir de la piscina de retención en cuestión de minutos.

La represa de Piney Point, ubicada al sur de la ciudad de Tampa Bay.

Además, una planta de gas natural que proporciona energía a millones de personas a gran parte de Florida también se encuentra en la zona de inundación, lo que genera una preocupación adicional.

Las autoridades dijeron que la reserva de 31 hectáreas contiene millones de galones de agua que contienen fósforo y nitrógeno de una antigua planta de fosfato. En el estanque donde se encontró la fuga se encuentra una pila de yeso fosforado, un producto de desecho radiactivo de la fabricación de fertilizantes.

Los intentos de reparar la fuga el viernes por la noche, tapando el agujero con rocas y otros materiales, no tuvieron éxito, por lo que la orden de evacuación ha sido inminente durante la mañana del sábado. El domingo DeSantis indicó que se estaba bombeando agua del estanque a un ritmo de 33 millones de galones por día.

El administrador del condado de Manatee, Scott Hopes.

Por su parte el administrador del condado de Manatee, Scott Hopes, indicó en una conferencia de prensa que existía la preocupación de que el agua pudiera inundar el área, que es principalmente agrícola. Al declarar el estado de emergencia, se pueden liberar fondos para enviar más bombas y grúas al área.

"Estamos hablando del potencial de alrededor de 600 millones de galones (2,3 mil millones de litros) en cuestión de segundos y minutos, dejando esa piscina de retención y dando la vuelta al área circundante", manifestó Hopes. Ahora un equipo está trabajando para sacar el agua de la represa lo más rápido posible, pero podría llevar más de una semana. Se descargan alrededor de 22,000 galones de agua por minuto y Hopes informó que espera que disminuya el riesgo de un colapso en un par de días.