Rusia

Alekséi Navalny reaparece públicamente tras cumplir casi un mes de huelga de hambre

El opositor se presentó en la audiencia de un caso en su contra, acusado de difamar a un militar.
jueves, 29 de abril de 2021 · 18:29

El jueves, el activista y dirigente opositor ruso, Alekséi Navalny, ha aparecido públicamente por primera vez desde haber realizado una huelga de hambre de más de 3 semanas mientras cumplía su condena en una colonia penal a 84 kilómetros de Moscú. 

El dirigente fue visto en una audiencia jurídica vía videollamada desde la colonia IK-2 de Pokrov con la cabeza rapada y vistiendo una chaqueta de prisión. "Soy un esqueleto espeluznante", declaró, "pesaba tanto en séptimo grado", afirmó.

La audiencia en cuestión se realizó en relación al caso en el que Navalny está siendo acusado de difamación de un veterano militar soviético quien respaldó un "reinicio" de los mandatos presidenciales de Vladimir Putin.

Un banner de Navalny siendo borrado en las calles de San Petersburgo.

A través de un discurso en la corte, el opositor acusó al gobierno de convertir a "los rusos en esclavos" y calificó a Vladimir Putin de ser un "rey desnudo", cuya tarea es "robar al pueblo" y privar a los ciudadanos rusos de un futuro. 

La cita en donde el juez rechazó la apelación de Navalny contra una multa por difamar a un veterano soviético de la Segunda Guerra Mundial, llega días después de que la corte rusa haya ordenado la suspensión de la oficina anticorrupción (FBK), considerándolo de ser una organización “extremista”.

Alekséi Navalny en la audiencia del jueves.

CIERRE DE LA ORGANIZACIÓN DE NAVALNY Y SUS ALIADOS PODRÍAN SER ENCARCELADOS 

Mientras el opositor testificaba, otro tribunal de Moscú discutía una petición del fiscal para prohibir todas sus organizaciones políticas por considerarlas "extremistas". Horas más tarde el activista Leonid Volkov anunció que cerrará la fundación de la oficina anticorrupción, una de las entidades más importantes de la oposición del Kremlin.

El aliado opositor también anunció que se estaban disolviendo unas tres docenas de "cuarteles generales de Navalny" para proteger al personal y simpatizantes de los enjuiciamientos, estas oficinas se establecieron en 2017.

Leonid Volkov, aliado de Navalny  y operador de la FBK.

Si las entidades fundadas por el dirigente son declaradas como extremistas, estas se unirían a 30 organizaciones prohibidas en Rusia, calificándola al mismo nivel que el Estado Islámico y los Testigos de Jehová. "No podemos siquiera cambiar de nombre, simular que somos otra organización, pues serán los 'expertos' del Comité de Investigaciones los que decidirán si es otra o la misma", manifestó Volkov.

Tanto Volkov como el opositor Ivan Zhdanov, quienes son los principales sospechosos de montar la organización, podrían enfrentar hasta diez años en prisión. A su vez, otros miembros de la organización tienen el riesgo de ser calificadas como “ciudadanos extremistas” y podrían ser castigadas con una sentencia de 4 años en prisión.