Asia

Myanmar: la ONU pide que cese la violencia en una carta dirigida al líder de facto Min Aung Hliang

El pedido de paz llega el mismo día en que un grupo étnico haya capturado y quemado una base militar en una localidad al este del país.
martes, 27 de abril de 2021 · 17:37

A casi tres meses del golpe de estado producido en Myanmar (país sudasiático también conocido como Birmania), la violencia no cesa y el conflicto entre los ciudadanos y la junta militar gobernante sigue creciendo. 

Debido a ello la ONU ha pedido este martes al líder golpista, el coronel Min Aung Hliang, que ponga fin a la violencia y que cumpla su promesa que juró en la pasada cumbre de emergencia de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), la cual se celebró el pasado sábado en Yakarta, Indonesia.

En dicho encuentro el líder de facto de Myanmar se comprometió a frenar la violencia contra los civiles, iniciar el diálogo y aceptar un mediador para solventar la crisis. Este martes, sin embargo, las autoridades birmanas señalaron que su prioridad "es mantener la ley y el orden" y que la paz volverá una vez que el país "recupere la estabilidad".

Ciudadanos en las calles de Rangún, Myanmar protestando contra el golpe de estado de 1 de febrero.

Tras las últimas declaraciones el enviado de la ONU para el país asiático, Thomas Andrews, indicó que le envió una carta a Aung Hliang indicando que “el pueblo birmano, que ha protestado pacíficamente en el país para pedir la restauración de la democracia, necesita saber y merece saber si va a honrar (su) compromiso”.

"Le escribo para exigirle su compromiso público y que honre el derecho fundamental del pueblo birmano a expresar libremente sus puntos de vista, incluyendo la oposición a sus acciones, sin temor a resultar herido, muerto o detenido arbitrariamente", agregó Andrews, quien también declaró que ponerle fin a la violencia contra los manifestantes "es un primer paso, para poner fin a una crisis que ha costado más de 750 vidas, incluyendo los niños, a manos de las fuerzas de seguridad".

Además de las cifras de decesos manifestadas por el enviado de la ONU, durante las miles de protestas en casi cada punto de Myanmar, más de 3.000 ciudadanos han sido arrestados y más de 2.000 han resultado heridos.

El presidente de facto de Myanmar, Min Aung Hliang en Indonesia.

UN GRUPO ÉTNICO BIRMANO CAPTURA UNA BASE MILITAR AL ESTE DEL PAÍS

El pedido de la ONU llega el mismo día en que la Unión Nacional Karen, una organización armada que representa el grupo minoritario homónimo, haya capturado y quemado una base militar cerca de la frontera del país con Tailandia, al este de su territorio.

En declaraciones a Reuters el representante para asuntos exteriores de la agrupación, Padoh Saw Taw Nee, indicó que en la operación hubieron ataques de ambos bandos y que aún no se conocía el número de fallecidos.

El incendio de la base militar del ejército de Myanmar cerca a la frontera con Tailandia.

Más tarde el gobernador de la provincia tailandesa de Mae Hong Son, la región fronteriza con Myanmar, confirmó en una conferencia de prensa, que los guerrilleros habían invadido la base y dijeron que una mujer en suelo tailandés resultó herida por una bala perdida durante los combates. También afirmó que unos 450 aldeanos han sido evacuados de un pueblo cercano por su propia seguridad.

El reciente golpe de estado ha revivido el conflicto entre las autoridades del país y la etnia separatista, cuyos enfrentamientos en los últimos días se han intensificado  y han obligado el desplazamiento de 24.000 habitantes de las regiones cercanas.