Rusia

La fiscalía rusa suspende las actividades de una organización opositora dirigida por Alekséi Navalny

La Fundación Anticorrupción ha sido catalogada como un grupo extremista y sus integrantes podrían enfrentar seis años de prisión.
lunes, 26 de abril de 2021 · 19:17

El lunes, la fiscalía rusa ha ordenado la suspensión inmediata de la Fundación Anticorrupción (FBK por sus siglas en ruso) dirigida por el opositor encarcelado Alekséi Navalny, calificándola de ser un grupo “extremista”.

Al anunciar la decisión, la fiscalía de Moscú prohibió a la sede regional de la organización celebrar mítines de la oposición o participar en actividades electorales en espera de una decisión judicial histórica que podría paralizar a la oposición democrática contra Vladimir Putin.

La fiscalía ha alegado que la red de Navalny está tratando de desestabilizar a Rusia y fomentar una revolución. La organización se dedicaba, entre otras cosas, a revelar propiedades ocultas de Putin y otros actos de corrupción de parte del Kremlin.

Manifestantes con una pancarta pidiendo la liberación de Alekséi Navalny.

Se espera que los procedimientos judiciales comiencen esta semana, donde la organización está acusada de ser extremista, una designación reservada principalmente para organizaciones terroristas como Al Qaeda u organizaciones religiosas como los Testigos de Jehová, que han sido blanco de detenciones masivas en Rusia desde que fueron prohibidos en 2017.

RESPUESTA DE LOS ALIADOS DE NAVALNY 

"Aquí solo están gritando: tenemos miedo de su actividad, tenemos miedo de sus protestas, tenemos miedo de la votación inteligente", manifestó Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción, subiendo una copia de la decisión de la fiscalía. El voto inteligente se refiere a los esfuerzos para dirigir la oposición contra Putin y los competidores más fuertes del partido gobernante del país, Rusia Unida.

Por su parte, el aliado del opositor ruso, Leonid Volkov, ha manifestado vía Twitter que la fiscalía acusa a estas organizaciones de buscar "crear las condiciones de la desestabilización de la situación social y sociopolítica" en Rusia, "encubriéndose en eslóganes liberales". 

Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción.

Además, el equipo de Navalny basado en Moscú indicó vía Telegram que “pase lo que pase, individualmente continuaremos la lucha contra la corrupción, contra el partido Rusia Unida, que saquea nuestro país, y contra Vladimir Putin, que se construye palacios con fondos estatales y mata a sus opositores políticos”.

La organización también indicó que estaban eliminando sus páginas de redes sociales debido a la nueva amenaza a la que se enfrentaban. De acuerdo a la ley rusa, la pertenencia a organizaciones extremistas puede ser castigada con hasta seis años de prisión.

El aliado del Alekséi Navalny, Leonid Volkov.

En una entrevista reciente, Volkov indicó que la expansión de la organización en las regiones de Rusia fue "una de las (situaciones) más dolorosas e irritantes para Putin" y que "si lo dejamos como está, entonces, ciertamente van a iniciar un caso criminal masivo contra todo el personal de la sede regional".

Por otro lado, el gobierno alemán indicó, a través de un portavoz, que el uso de leyes antiterroristas contra oponentes políticos "no está de ninguna manera en consonancia con el estado de derecho". Y manifestó que Navalny debe ser liberado inmediatamente, el opositor se encuentra cumpliendo una condena de más de dos años en una colonia penal a más de 80 kilómetros de Moscú.