América Latina

Ante la falta de vacunas, Venezuela propone ante la ONU declararlas como “bien público universal”

Las autoridades manifestaron su preocupación por “el grotesco desequilibrio existente”.
sábado, 17 de abril de 2021 · 09:52

El acceso a los fármacos contra el coronavirus es, a esta altura, un privilegio de unos pocos países que concentran casi la totalidad de las dosis disponibles. En este contexto, Venezuela pidió “una vacuna para todos”.

Al respecto, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, dio a conocer la propuesta de su Gobierno en la Reunión Especial del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC).

Nicolás Maduro, presidente venezolano, recibió la vacuna contra el coronavirus. 

La vacuna debe ser un bien público universal, bajo procesos de producción y distribución asequibles, equitativos y transparentes.

De esta manera, el ministro de Relaciones Externas de Venezuela convocó a los estados miembros de la ONU a trabajar para que “las vacunas” dejen de ser “una mercancía” que, en medio de una pandemia, “es antihumano” y “criminal”.

Por esta razón, hizo hincapié en fortalecer el Fondo de Acceso Global para Vacunas (COVAX), que es el mecanismo de solidaridad creado por la ONU para el suministro de fármacos a los países que no pudieron negociar con los laboratorios.

Arreaza frente a Naciones Unidas.

Asimismo, mostró su preocupación por “el grotesco desequilibrio en la distribución de vacunas a nivel mundial”. En este sentido, Venezuela hasta ahora accedió a 750.000 dosis, 500.000 de Sinopharm y 250.000 de la Sputnik V.

En este marco, denunció, una vez más, el bloque “ilegal” a través de “medidas coercitivas unilaterales” impuestas por Estados Unidos que “obstaculiza el acceso” a medicamentos.

Si nuestros recursos no estuviesen bloqueados en la banca internacional, gracias a las sanciones de EE. UU., ya contaríamos con todas las vacunas e insumos necesarios.

La campaña de vacunación no avanza en Venezuela.

Por otro lado, Arreaza también dedicó unos minutos a plantear la “negligencia del Gobierno de Brasil” que genera consecuencias en su nación y en la región sudamericana.

Ha puesto en riesgo los esfuerzos globales para la mitigación y la inmunización contra este peligroso virus.

Por último, agradeció a los gobiernos de Cuba, Rusia y China por la solidaridad hacia el pueblo venezolano y, también, a la Organización Mundial de la Salud que trabaja para apoyar a los países en desarrollo.