Francia

Francia: un tribunal castiga a la farmacéutica Servier Laboratories, por vender un medicamento letal

De acuerdo a un estudio, el medicamento Mediator, desarrollado por Servier, ha provocado el fallecimiento de 2.000 personas entre 1976 y 2009.
martes, 30 de marzo de 2021 · 02:30

El lunes concluyó uno de los casos sobre los escándalos más grandes de la industria sanitaria en Francia, donde la empresa farmacéutica local Servier Laboratories ha sido encontrada “culpable de engaño agravado” y de “homicidio involuntario y lesiones involuntarias”, después de que uno de sus medicamentos que fuera recetado como una pastilla de dieta se le haya atribuido el deceso de cientos de personas.

El medicamento en cuestión es la pastilla Mediator, el cual, de acuerdo a un estudio ha sido el máximo responsable de 2.000 fallecimientos entre 1976 y 2009. En los 2000, el fármaco había sido prohibido en varios países europeos, incluidos España e Italia. Servier Laboratories también fue multado con 2,7 millones de euros pero fue absuelto de sus cargos por fraude.

Logotipo de la farmacéutica francesa, Server Laboratories.

La compañía fue demandada por 6.500 personas e instituciones, que describieron que esta puso por delante las ganancias económicas sobre las vidas de los pacientes, al permitir que el medicamentos sea prescrito como una “píldora para adelgazar”.

Sylvie Daunis, quien presidió el fallo en un tribunal de París, indicó que Servier Laboratories ha socavado la “confianza en el sistema de sanidad” y que la compañía “a pesar del conocimiento que tiene de los riesgos incurridos durante muchos años nunca tomaron las medidas necesarias y así engañaron”.

De los responsables de la farmacéutica en el momento que se consumía la píldora, solo uno sigue vivo y ese es el ejecutivo Jean Philippe Seta, quien fue sentenciado a 3 años de cárcel y tendrá que pagar una multa de 278.000 euros.

El medicamento Mediator.

A su vez, la Agencia de Medicinas Nacional de Francia (ANSM), también tendrá que pagar una suma de dinero de 303.000 euros por enmascarar el peligro del fármaco. 

Por su parte Servier había pedido una absolución, argumentando que no estaba al tanto de los riesgos asociados con el medicamento antes de 2009 y que nunca pretendió que fuera una píldora de dieta.

La investigación que arrojó los datos de los decesos por consumir el medicamento tardó más de 10 años en realizarse. Desde 2009 que las ventas del Mediator han sido suspendidas en toda Francia, aunque este aún se podía conseguir en el mercado ilegal.