Elecciones legislativas en Israel

Israel: tras el escrutinio final ninguno de los frentes logra la mayoría de escaños en el parlamento

Tanto la oposición como la facción de Netanyahu tendrán que convencer a dos partidos independientes para poder formar gobierno.
sábado, 27 de marzo de 2021 · 03:00

Israel celebró el pasado martes sus cuartos comicios legislativos en tan solo 2 años y el viernes los resultados finales y oficiales fueron relevados, dando paso a unas posibles quintas elecciones durante el verano del presente año.

El escrutinio definitivo no le da la mayoría a ninguno de los dos bloques de la política hebrea para formar un gobierno, ya que los partidos apegados al primer ministro Benjamin Netanyahu llegaron a 52 escaños y los opositores a 57. Ninguno de estos logró llegar a los 61 asientos necesarios para formar una coalición.

Solo dos partidos independientes el ultraderechista Yamina con siete escaños y el islamista Raam con otros cuarto, son los que decidirían apegarse a uno de los dos frentes para así terminar con un ciclo electoral que ya lleva más de dos años.

Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel.

Algunos columnistas locales, como Amos Harel del diario Haaretz ha comparado a Netanyahu con el “barco que bloquea el Canal de Suez” indicando así la traba que vive el sistema político israelí ante la presencia del primer ministro más longevo en al historia de la nación. 

Los partidos aliados del gobierno están conformados por el Likud (con 30 escaños, de lejos el partido con más apoyo del país) y otras facciones conservadoras como el SHAS, (la asociación Internacional de los Sefardíes Observantes de la Torá con 9 asientos), el Partido Sionista Religioso (7 escaños)  y el Judaísmo Unido de la Torá (6 escaños).

Por su parte, el bloque opositor está compuesto por el partido Yesh Atid (la segunda fuerza de Israel con 17 escaños), Azul y Blanco (8 escaños), Israel Nuestro Hogar y Partido Laborista (7 asientos cada uno) y Lista Conjunta Árabe, Nueva Esperanza y Meretz (con 6 escaños cada uno).

Mansour Abbas, líder de a Lista Unida Árabe (Raam).

Ambas facciones necesitan los asientos ganados por Yamina y la Lista Unida Árabe (Raam), sin embargo si nos fijamos en las diferencias ideológicas de cada bloque, el partido de extrema derecha se inclinaría a los apegados a Netanyahu mientras que el árabe a la oposición. También está la posibilidad de que estos partidos se queden neutros lo que obligaría a unas quintas elecciones legislativas en el mismo ciclo.

El líder del partido Raam, Mansour Abbas ya ha indicado que “no habrá un gobierno de derecha” basado en su partido, negando así su afiliación al bloque de Netanyahu. 

Nafali Bennet, líder del partido Yamina.

Con respecto a aliarse con Raam o el partido Yamina, Merav Michaeli, líder del Partido Laborista ha manifestado:

No es el sueño de mi vida sentarme con Bennett (líder de Yamina) en la coalición, pero con el entendimiento de que una gran necesidad para reconstruir el Estado de Israel es reemplazar a Netanyahu como primer ministro, uno debe ser muy creativo.

El viernes Nafali Bennet indicó que ya se junto con los líderes de casi todos los partidos de la nación que se encuentran en el Knesset y enfatizó la necesidad de “actuar responsablemente para sacar a Israel del caos".