América Latina

Crisis humanitaria en Brasil: más de 3.600 fallecidos por coronavirus en el último día

El gigante sudamericano bate récords de decesos y contagios diarios.
sábado, 27 de marzo de 2021 · 10:27

La gravedad de la situación epidemiológica en Brasil trasciende una enfermedad pandémica y pasa a ser una crisis humanitaria: los hospitales están colapsados y mueren pacientes de coronavirus sin ser atendidos.

En este sentido, solo basta con repasar los datos informados por el Ministerio de Salud de dicha nación que, en las últimas 24 horas, informó 84.245 nuevos casos de coronavirus y 3.650 fallecidos.

En tanto, desde que comenzó la pandemia, Brasil registra 12.404.414 ciudadanos infectados y 307.112 que perdieron la vida a causa de la enfermedad.

Jair Bolsonaro, presidente brasileño.

De esta manera, es el país más impactado en América Latina y el segundo a nivel mundial, solo por detrás de Estados Unidos. A su vez, su variante local denominada como la cepa de Manaos es siete veces más contagiosa.

En este contexto, todas las naciones de la región sudamericana se encuentran en alerta por la suba de los casos en sus territorios dado que Brasil limita con la mayoría.

El país se encuentra en una situación de colapso del sistema de salud, al mismo tiempo que la pandemia ha ido ganando nuevos contornos afectando a los grupos de edad más jóvenes: 30 a 39 años, 40 a 49 años y 50 a 59 años.

Fosas comunes.

Así lo explicó la Fundación Oswaldo Cruz citada por el medio local G1. Además, los investigadores definen a la situación como un “rejuvenecimiento de la pandemia”.

Este cambio contribuye al escenario crítico de la ocupación de camas hospitalarias.

Por otro lado, la gestión del Gobierno de Jair Bolsonaro ha sido, cuanto menos, irresponsable ya que no tomó medidas de cuidado en toda la crisis. Lo que es peor, subestimó la enfermedad e incentivó a que los ciudadanos salgan a las calles.

Marcelo Queiroga, ministro de Salud de Brasil.

Por esta razón, pese a que los casos aumentan, no hay conciencia general en la población. En consecuencia, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, reiteró las medidas individuales de cuidados y convocó a la unión en una “patria de mascarillas”.

Es una petición que le hago a cada uno de los brasileños: ponerse la mascarilla. Nosotros, el Gobierno, vamos a trabajar para tener suficientes vacunas para inmunizar a nuestra población.

Por último, el jefe de la cartera de Salud pidió evitar las reuniones en Semana Santa para que no sea un escenario propicio para la propagación de la enfermedad.