América Latina

Bolivia: desmienten que Jeanine Áñez esté en huelga de hambre y con depresión en la cárcel

La expresidenta de facto del país sudamericano se encuentra en prisión por riesgo de fuga.
viernes, 19 de marzo de 2021 · 09:58

Las noticias sobre la situación de la expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, son un tema delicado para la política local pero también repercute a nivel regional y mundial.

En este sentido, la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDHB) de dicha nación, Amparo Carvajal, mostró su preocupación al diario El Deber luego de haber visitado a la exmandataria en la cárcel.

La he visto muy mal. '¿Para qué luchar? ¿Para qué vivir?', me ha dicho.

Amparo Carvajal, presidenta de la APDHB.

Asimismo, Carvajal fue acompañada por una comisión de la Defensoría del Pueblo y contó que Áñez "ha dejado de alimentarse y está en huelga de hambre".

La expresidenta está sola. Hay una bombona de oxígeno, pero ella está muy decaída.

Al mismo tiempo, los abogados de la acusada habían pedido que fuera trasladada a una clínica por una “descompensación” por una hipertensión”. Esta versión fue avalada por su hija, Carolina Ribera, que aseguro que “sufre de presión alta y requiere de control permanente”.

Carolina Ribera, hija de Jeanine Áñez.

LA PENITENCIARÍA LO DESMIENTE

Por su parte, la Dirección General de Régimen Penitenciario de Bolivia emitió un comunicado en el que aclara el estado de salud Áñez y asegura que es "estable, de acuerdo con el informe médico realizado a las 16:30 horas de este jueves".

Se desmiente categóricamente anuncios promovidos por algunos medios de comunicación en los que se asegura que la exsenadora estaría realizando una huelga de hambre.

Jeanine Áñez en el momento de su detención.

A su vez, en el mismo mensaje aprovecharon para “recordar” que su “función”, “en el marco de la Ley 2298 de Ejecución Penal y Supervisiones, es la de velar por la seguridad e integridad física y la salud de todas las personas privadas de libertad que se encuentran en los diferentes centros de detención del país”.

Por último, desde la penitenciaría rechazaron el pedido de los abogados de la expresidenta de facto de 53 años para que deje la prisión ya que los médicos no lo consideraron necesario.