América Latina

Bolivia: ordenan 4 meses de prisión preventiva para Jeanine Áñez

La expresidenta de facto sudamericana acusó al Gobierno de “persecución política”.
lunes, 15 de marzo de 2021 · 08:59

Desde la detención de la exmandataria de facto Jeanine Áñez el viernes por la noche, Bolivia vive un clima de tensión política y social ya que son momentos de definiciones para el país.

En este sentido, la manera en que juzguen a los responsables del golpe de Estado perpetuado contra el expresidente Evo Morales Ayma marcará el camino en dicha nación y será un termómetro para la región latinoamericana.

Áñez se proclamó como presidenta de Bolivia con la complicidad de las Fuerzas Armadas.

Al respecto, la jueza Regina Santa Cruz dictó prisión preventiva por cuatro meses para Áñez y dos de sus exministros de Justicia, Álvaro Coímbra, y de Energía, Rodrigo Guzmán.

En tanto, la Fiscalía había solicitado seis meses de detención pero finalmente la jueza pertinente entendió que cuatro meses son suficientes para la investigación.

Asimismo, al momento de capturarla, la expresidenta de facto boliviana intentó esconderse y, además, hallaron evidencias que indican que intentaba huir.

La exmandataria se encuentra en prisión.

Por esta razón, fue enviada a la prisión de mujeres de Obrajes luego de pasar por la audiencia que duró más de 10 horas. Los acusados presenciaron de manera virtual en una oficina de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen.

Por su parte, Áñez publicó en su cuenta de Twitter que “el MAS (Movimiento Al Socialismo) decide y el sistema judicial obedece” ya que la detuvieron “para espera el juicio por un ‘golpe’ que nunca ocurrió”.

Desde aquí llamo a Bolivia a tener fe y esperanza. Un día, entre todos, levantaremos una Bolivia mejor.

Evo Morales, expresidente boliviano.

Finalmente, el presidente boliviano, Luis Arce, optó por no se quién responda a las acusaciones de la oposición. El expresidente y principal víctima del Golpe, Evo Morales, hizo un hilo de Twitter en el que explicó las razones por las que pide que se juzgue a los responsables.

No me cansaré de pedir justicia para 36 víctimas fatales, más de 800 heridos, 1.500 detenidos ilegalmente, centenar de perseguidos judicialmente y exiliados y asedio a Embajada de México, con proceso justo y sanción en ley.

Por último, la forma en que se resuelva la situación en Bolivia será un faro en América Latina que atraviesa un momento de transición: gobiernos de derecha debilitados y movimientos populares progresistas que buscan volver a gobernar en sus países.