América Latina

Bolivia: las primeras imágenes de la detención de la expresidenta de facto Jeanine Áñez

La policía también capturó a los principales funcionarios de su Gobierno en el marco del caso del golpe de Estado.
sábado, 13 de marzo de 2021 · 09:19

Jeanine Áñez Chávez fue detenida por la policía de Bolivia acusada de “sedición y conspiración” en la causa que investiga el derrocamiento del expresidente Evo Morales Ayma en 2019.

En este sentido, la noticia tomó relevancia en los medios de comunicación locales y regionales hasta que finalmente fue confirmada por el ministro de Gobierno boliviano, Eduardo Del Castillo, a través de su cuenta de Twitter.

Informo al pueblo boliviano que la señora Jeanine Áñez ya fue aprehendida y en este momento se encuentra en manos de la Policía.

Eduardo Del Castillo, ministro de Gobierno boliviano.

Asimismo, la orden fue dictada por la Fiscalía Departamental de La Paz contra la expresidenta de facto y sus exministros de Gobierno, Arturo Murillo; de Defensa, Luis Fernando López; de Justicia, Álvaro Coimba; y de Energías, Rodrigo Guzmán.

Al mismo tiempo, los responsables de las fuerzas de seguridad también fueron capturados: el excomandante de la Armada, Palmiro Jarjuri; el excomandante de la Fuerza Aérea, Jorge Gonzalo Terceros; y el excomandante del Ejército, el general Gonzalo Mendieta.

A su vez, estas detenciones se suman a las del miércoles 10 de marzo, cuando apresaron al exjefe del Estado Mayor del Ejército de Bolivia que estuvo al frente del golpe de Estado.

La policía le informa a Áñez su pedido de captura.

LA RESPUESTA DE ÁÑEZ

Por su parte, la exmandataria de facto de Bolivia compartió rápidamente la denuncia por la que fue capturada y expresó su repudio a través de su cuenta de Twitter.

La persecución política ha comenzado. El MAS ha decidido volver a los estilos de la dictadura. Una pena porque Bolivia no necesita dictadores, necesita libertad y soluciones.

Parece mentira pero quien llegó al Gobierno a través de la fuerza acusa de tirano a los que lograron comandar el Palacio Quemado por decisión del pueblo en las urnas y por más del 50 % de los votos.

Por otro lado, Áñez explicó ante su país “y el mundo”, que es un “acto de persecución política del Gobierno del MAS (Movimiento Al Socialismo)” que la “mandó” a “arrestar”.

Me acusa de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió. Mis oraciones por Bolivia y por todos los bolivianos.

REPERCUSIONES

Como era de esperarse, una noticia de este tenor iba a generar revuelo en la sociedad y los principales líderes políticos del país y de la región latinoamericana.

El expresidente boliviano, Evo Morales, y el exvicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, tuvieron que exiliarse en México y en Argentina por ver amenazadas sus vidas. 

En este sentido, parte de los dirigentes opositores y conservadores bolivianos que fueron cómplices del golpe contra Evo Morales Ayma se expresaron en contra de la detención.

Por ejemplo, el gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, uno de los principales impulsores del desplazo de Morales en 2019, envió una carta al presidente de Bolivia, Luis Arce, en la que advierte que el pueblo cruceño “no se quedará de brazos cruzados” ante el “amedrentamiento” y la “persecución”.

Del mismo modo, Carlos Mesa, excandidato a presidente por Comunidad Ciudadana, señaló que significa un “proceso brutal y arbitrario de persecución política” contra los opositores al Gobierno de Arce.

Luis Fernando Camacho, líder de la revuelta que impulsó el golpe de Estado.

Por otro lado, también generó reacciones a favor de la captura por considerarla responsable de causar un daño irreparable a la sociedad boliviana. Vale recordar que su gestión permitió un endeudamiento feroz y puso en contra del pueblo a las fuerzas de seguridad, lo que terminó con la pérdida de la vida de ciudadanos en manos de la represión policial, entre otras cosas.

Ni perdón, ni olvido. Atentar contra la democracia requiere las respuestas más fuertes y contundentes por parte del Sistema de Justicia como efectiva garantía para la no repetición.

Así lo consideró el exsecretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Paulo Abrão, que, además, celebró el paso de Bolivia que "va construyendo un ejemplo contra las nuevas formas de autoritarismo".

Por último, Morales aún no se expresó al respecto y seguramente aguarda en silencio a la espera de mayores detalles para sacar sus conclusiones, dado que él es la principal víctima de la causa.