Asia

India: acusan de sedición a una manifestante por haber ayudado a la activista Greta Thunberg

Disha Ravi, una protestante contra la reforma agrícola del país asiático, fue juzgada por conspiración tras haber redactado un documento difundido por la activista sueca.
lunes, 15 de febrero de 2021 · 14:57

El gobierno de India se encuentra viviendo un masivo levantamiento en su contra por parte del sector agrícola, el cual continúa manifestándose y generando preocupación mundial desde el mes de diciembre.

Este fin de semana, un arresto causó conmoción mundial, el de la ciudadana de 22 años Disha Ravi, quien fue capturada el sábado en la ciudad de Bangalore tras una redada de las fuerzas de seguridad.

Miles de agricultores en una manifestación en Nueva Dehli el pasado mes de enero.

Ravi es una activista medioambiental quien cofundó la rama de la ciudad del movimiento ecologista “Fridays for Future” (Viernes para el Futuro), la campaña más grande contra la crisis climática impulsada por la sueca Greta Thunberg.

La activista está siendo acusada de “conspiración” contra el gobierno local, ya que de acuerdo a la policía, habría brindado datos en contra del estado a la activista climática Greta Thunberg, para que redacte “un manual” sobre la situación actual de la India.

Greta Thunberg, activista climática sueca.

La semana pasada la activista sueca divulgó un documento en el que indica que las reformas agrícolas por las que se están generando las manifestaciones perjudicará su sustento pero beneficiará a las grandes corporaciones.

Dicho informe llamó la atención de la policía de Delhi que inició una investigación criminal, alegando que el documento era evidencia de una conspiración "para librar una guerra económica, social, cultural y regional contra la India".

FALLO JUDICIAL

En su audiencia en una corte de la capital India, Ravi admitió que había editado dos líneas del documento, sin embargo la policía indicó que la activista tuvo un rol más grande en la escritura del informe. 

Disha Ravi, activista medioambiental de la India.

Luego de una larga audiencia, el tribunal ordenó a Ravi a cinco días bajo custodia policial después de que la policía solicitara tiempo para "desenterrar sus conexiones con los Sikhs por la Justicia (un grupo separatista de la India)".

 

REPUDIO LOCAL

A raíz del conflicto, varios grupos medioambientales de la India repudiaron el incidente calificándolo como una "caza de brujas" por "cargos fabricados". Más de 10 asociaciones se manifestaron al respecto.

En un comunicado, la Coalición por la Justicia Ambiental en India, declaró:

Las acciones de la policía de Delhi son aún más siniestras porque Disha fue llevada a Delhi sin revelar su paradero, ni siquiera a sus padres, una acción que puede denominarse secuestro extrajudicial.