Asia

Golpe de estado en Myanmar: el ejercito detiene a la jefa de estado y gobernará el país por un año

El incidente fue repudiado por la comunidad internacional, y pidió la liberación de la Consejera de Estado, Aung Suu Kyi y otros 44 políticos.
lunes, 1 de febrero de 2021 · 17:46

El lunes por la mañana (medianoche, horario peninsular española), el gobierno de la república asiática de Myanmar (Birmania) sufrió un golpe de estado y los efectivos militares detuvieron a la Consejera de Estado Aung San Suu Kyi y otros altos funcionarios del gobierno birmano.

Desde entonces, la nación se encuentra controlada por el ejército nacional, el cual declaró un estado de emergencia de un año, actualmente las calles de Rangún, la ciudad más poblada del país, están siendo patrulladas por el ejército.

Simpatizantes de la ahora exmandataria Aung San Suu Kyi en las calles de Mynamar el lunes.

Los servicios de telefonía e internet móvil la mayoría de la nación se interrumpieron y el lunes por la mañana, camiones militares, uno de ellos con barreras de alambre de púas, estaban estacionados frente al Ayuntamiento. La red televisiva estatal MRTV dijo que no había podido transmitir y los bancos se cerraron en todo el país.

La cadena televisiva militar indicó que el líder del ejército de Myanmar, el general Min Aung Hlaing será el nuevo mandatario de la nación por un año. El golpe de estado se dio casi tres meses después de las elecciones generales, las cuáles fueron acusadas de ser fraudulentas.

Algunos miembros del ejército birmano en las calles de Rangún el lunes.

En dichos comicios, Aung San Suu Kyi logró la mayoría de los escaños del Congreso, superando holgadamente al opositor Than Htay, sin embargo el ejército y una sección de la población acusó a dichos comicios de ser fraudulentos.

En un comunicado emitido luego de su captura, la mandataria de 75 años manifestó:

Insto a la gente a que no acepte esto, a que responda y de todo corazón a protestar contra el golpe de Estado de los militares.

 

REPERCUCION INTERNACIONAL 

Antonio Guterres, secretario general de la ONU.

El golpe fue repudiado por varias naciones y organizaciones internacionales, como el gobierno de Estados Unidos, quien el lunes a través de su secretaria de prensa, Jen Psaki, manifestó que la nación se opone a “cualquier intento de alterar el resultado de las elecciones recientes o impedir la transición democrática de Myanmar, y tomará medidas contra los responsables si no se revierten estas medidas”.

A su vez, el secretario de la ONU, Antonio Guterres calificó el suceso como un “grave golpe a las reformas democráticas” y se reunirá con el consejo de seguridad en una sesión de emergencia. La organización global también demandó la liberación de todos los 45 detenidos.

Pedro Sánchez en una conferencia de prensa el lunes.

Por su parte el presidente de nuestro país, Pedro Sánchez también repudió el golpe, manifestando vía Twitter:

España condena el golpe de Estado en Myanmar. Pedimos la inmediata liberación de todas las personas detenidas y el restablecimiento del proceso democrático. La Constitución y los resultados electorales deben ser respetados.

Otros países del continente publicaron mensajes similares, sin embargo algunos gobiernos de la región, como el de Tailandia, Filipinas y Camboya indicaron que el golpe es un “asunto interno” y China urgió a ambos lados del conflicto a “resolver sus diferencias”.