Italia

La moda arquitectónica que vuelve por el coronavirus

Una característica de diseño que hace cientos de años no tenía utilidad.
domingo, 9 de agosto de 2020 · 16:41

La pandemia afectó a la mayoría de las actividades del mundo y la virtualidad, con las posibilidades que la tecnología brinda, fue el método que más se implementó desde entonces. Sin embargo, Italia encontró una solución en el pasado.

¿De qué se trata? Más precisamente en Florencia, una ciudad con una arquitectura histórica para el país europeo, los comerciantes comenzaron a utilizar las “buschette del vino”.

"Buschette del vino".

"Las ventanas del vino”, en español, son una pequeña hendidura en los muros de los locales que permite intercambiar una copa o botella sin la necesidad de tener un contacto.

De esta manera, los ciudadanos de dicha nación respetan las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. El dato es que ahora no solo dejaron de ser un detalle de diseño sino que, después de 400 años, vuelven a tener una función.

Placa histórica en Florencia, Italia.

En este sentido, según la asociación “Buschette del Vino”, que trabaja en pos de preservar el patrimonio cultural de la región Toscana de Italia, estas ventanas se remontan al 1600, momento histórico que coincide con la peste bubónica.

En ese entonces, los productores de vino del territorio italiano implementaron el sistema para no contagiarse y cobraban el dinero correspondiente a través de una pala metálica, para evitar tocar las monedas.

En consecuencia, a partir del Covid-19, las antiguas “buschette” no dejaron de ser un particular encanto sino que ahora son algo más: son una solución al problema del comercio.

Incluso, algún ciudadano de Florencia orgulloso de su país podría decir que el popular cartel que anuncia “take away” o “para llevar” de muchas partes del mundo no es un invento muy original. Casi cuatro siglos atrás, unos toscanos ya lo habían puesto en marcha.