Rusia

Rusia se acerca a prohibir el acceso a redes sociales estadounidenses en su territorio

La cámara baja del congreso ruso aprobó dos leyes que eliminan el acceso a sitios como Facebook y Twitter en su país.
miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 19:19

Autoridades rusas podrían obtener el poder para restringir el acceso a redes sociales estadounidenses en el país euroasiático y también podrán imponer multas a las plataformas que no eliminen el contenido prohibido que regula el Kremlin.

Estas medidas fueron aprobadas en la cámara baja del parlamento de la nación el miércoles. Los autores de estos proyectos de ley indicaron qué infracciones de parte de YouTube y Facebook demostraron la necesidad de presentar una legislación.

La Asamblea Federal de Rusia, la cámara baja del Congreso.

El primer proyecto de ley permite que el gobierno ruso pueda restringir el acceso o bloquear completamente los sitios web, los cuáles son acusados de discriminar medios estatales y son tratados de manera prejuiciosa por Twitter, Facebook y YouTube.

En agosto, Twitter comenzó a etiquetar diversos sitios del país y a miembros altos de su personal superior y algunos funcionarios clave del gobierno con una descripción que dice: “medios afiliados al estado”, una medida denunciada por Rusia en ese momento.

Facebook sería uno de los sitios afectados por las medidas.

Por su parte, el segundo proyecto permitirá a Rusia multar a los proveedores de internet y sitios web con entre el 10% y el 20% de la facturación de estos del año anterior en la nación, si es que no eliminan repetidamente el contenido prohibido.

Este proyecto establece una suma máxima de multa de 8 millones de rublos (alrededor de 87.443 euros) a los sitios que por primera vez no eliminen contenido prohibido.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Los autores del proyecto de ley dijeron que YouTube, Twitter, Facebook e Instagram no habían logrado eliminar cientos de páginas que contenían contenido prohibido como lo exige la ley del país.

Ambos proyectos de ley deberán ser aprobados por la cámara alta del congreso de la nación, el Consejo de la Federación y después deben ser aprobados por el presidente Vladimir Putin.