El Vaticano

El Vaticano podría beatificar al juez difunto Rosario Livitano

Por otro lado, el martes el gobierno de Bielorrusia aceptó los pedidos de la Santa Sede y le otorgó el permiso al arzobispo de Minsk para que regrese a su país.
miércoles, 23 de diciembre de 2020 · 05:00

El Papa Francisco declaró el martes, en una audiencia especial desde la Santa sede, que el exjuez italiano Rosario Livitano, fallecido a manos de la mafia siciliana en 1990, podría ser beatificado o declarado como “bendito”.

De esta manera, desde el Vaticano, Francisco aprobó el decreto de martirio, el cual al ser aprobado por el pontífice, significa que no hay necesidad de atribuir un milagro a la intercesión de Livatino ante Dios para que sea beatificado.

El Papa Francisco en una audiencia desde el Vaticano.

El exmagistrado sólo tenía 37 años cuando falleció en la región sureña de Italia a manos de la mafia siciliana, 3 años después de su deceso el obispo de Agrigento en ese momento, Carmelo Ferraro inició la búsqueda de testimonios para realizar la beatificación de Livitano.

A su vez, el Papa Juan Pablo II, máxima autoridad de la Santa sede cuando sucedió el fallecimiento de Livitano, declaró que el juez era un “mártir de la justicia y, de manera indirecta, de la fé cristiana”. 

Tadeusz Kondrusewicz, arzobispo de Minsk.

Por otro lado, el martes, el Vaticano recibió otra buena noticia, ya que el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko decidió otorgarle el permiso al arzobispo de Minsk, Tadeusz Kondrusewicz de volver al país tras más de 4 meses de haber estado exiliado en Polonia.

El pasado jueves, el Vaticano mandó a un enviado al país exsoviético para negociar el permiso de que Kondrusewicz pueda retornar a su nación. El obispo salió de Bielorrusia tras el levantamiento de la oposición en contra del mandatario en el mes de agosto.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

En una declaración publicada el martes por el medio romano Il Sismografo, el embajador del Vaticano en Minsk, el arzobispo Ante Jozic, indicó que el gobierno bielorruso le habría informado que “no hay más obstáculos” para el retorno de Kondrusewicz al país.

A si vez, Jozic agradeció al gobierno de Lukashenko por “responder positivamente a la solicitud del Papa Francisco” de permitir que el arzobispo de Minsk regrese a su tierra a tiempo para las fiestas navideñas.