Rusia

Caso Navalny: un agente de la FSB admitió que el envenenamiento del opositor estuvo a cargo de ellos

En una llamada encubierta, un agente también indicó que el veneno fue administrado en la ropa del opositor.
lunes, 21 de diciembre de 2020 · 17:44

De acuerdo a un reporte publicado por el sitio web de investigación Bellingcat, un agente de la FSB (Servicio de Inteligencia de Rusia) habría confesado ser parte del equipo que envenenó al opositor ruso Alexei Navalny el pasado mes de agosto.

El excandidato presidencial habría llamado a dos miembros de la FSB sospechosos de su ataque contra él y uno de ellos, Konstatnin Kudryavstev fue engañado por Navalny quien actuó como un asistente de la entidad gubernamental bajo el nombre ficticio de Maxim Ustinov.

Alexei Navalny durante la llamada telefónica. 

En la llamada, el opositor del Kremlin le preguntó al agente de la FSB sobre detalles de la operación contra él y porque este intento de provocar su fallecimiento falló. En su respuesta, Kudryavtsev habría confirmado que la entidad estaba detrás del envenenamiento.

Además, el agente ruso indicó que sus colegas habrían aplicado el agente nervioso, novichok, en las “costuras internas” de la ropa interior de Navalny, cuando el opositor se encontraba en la ciudad siberiana de Tomsk.

Konstatnin Kudryavstev, agente de la FSB.

Según las declaraciones del agente, en la llamada de casi 50 minutos con Navalny, un equipo de reconocimiento había apagado las cámaras del hotel Xander en Tomsk, donde se quedaba el opositor y luego los agentes habrían desplegado el veneno. 

Este nuevo descubrimiento cambiaría la primera hipótesis sobre el ataque, el cual se pensaba antes que la administración de novichok fue a través de una taza de té o una bebida. Ahora parece que el veneno fue dado en forma de aerosol o ungüento en la ropa del opositor, ya sea a través del servicio de lavandería del hotel o por agentes de la FSB que se infiltraron en su habitación.

El hotel Xander en Tomsk, Rusia.

El político ruso habría portado la ropa que poseía el químico, el mismo día en el que se subió a un avión rumbo a Moscú, Kudryavstev admitió que si Navalny no habría hecho un aterrizaje de emergencia en la ciudad de Omsk, habría fallecido.

El opositor de 44 años se encuentra en Alemania, país en donde fue hospitalizado tras el envenenamiento que le provocó un coma inducido por casi un mes, dicho ataque provocó la emisión de diversas sanciones a miembros de la FSB por parte de la Unión Europea.