Pandemia

Una comitiva sanitaria de Argentina viaja a Rusia para cerrar la logística de la vacuna Sputnik V

El país latinoamericano pretende comenzar la campaña de vacunación antes de que finalice el año.
viernes, 18 de diciembre de 2020 · 11:21

El Gobierno de Argentina, a pedido de su presidente, Alberto Fernández, destinó todos sus esfuerzos a garantizar la vacunación de su población al mismo tiempo que lo hacen los primeros países del mundo.

En este sentido, la secretaria de Acceso a la Salud y viceministra de Salud de la nación sudamericana, Carla Vizzotti, viajó por segunda vez a Rusia para ultimar detalles para el transporte de los fármacos.

Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud de Argentina.

Esta visita es para avanzar en la logística del traslado de la vacuna a Argentina y la verificación técnica de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).

De esta manera, Vizzotti, en una entrevista con el portal de noticias RT, sostuvo que la expectativa de su país es “para marzo” poder “tener un porcentaje importante de la población de mayor riesgo inmunizada".

Vacuna Sputnik V.

En este primer embarque serán 300.000 dosis del componente Ad26, del componente uno, que estamos trabajando para que lleguen antes de fin de año.

Asimismo, Argentina acordó con Rusia la compra de 20 millones de dosis, el equivalente para vacunar a 10 millones de personas. Además, firmaron un convenio con la compañía británica AstraZeneca por 22,4 millones de vacunas, es decir, 11,2 millones de ciudadanos cubiertos; y, a su vez, nueve millones a través del plan global COVAX de la Organización Mundial de la Salud.

Carla Vizzotti, al frente de la gestión de la pandemia en Argentina.

Hasta ahora tenemos la posibilidad de contar con dosis para vacunar a entre 20 y 25 millones de personas entre enero y junio de 2021.

Finalmente, Vizzotti se mostró optimista pero también quiso “transmitir que no es que llega la vacuna y automáticamente se resuelve el problema", ya que en su país, como sucedió en casi todo el mundo, cuando bajaron la cantidad de casos los ciudadanos se relajaron y es un escenario propenso para un rebrote.