Vacuna contra el coronavirus

Un reporte advierte que la distribución de las vacunas a países pobres podría tardar hasta 2022

A su vez, un documento filtrado de la OMS indica que es posible que su plataforma COVAX fracase.
miércoles, 16 de diciembre de 2020 · 16:15

Mientras cada día, más y más países alrededor del mundo aprueban una vacuna contra el coronavirus y ya empezaron una campaña de vacunación masiva o ya tiene una fecha expectante para ello, los países más pobres podrían no recibir ninguna dosis de ningún fármaco hasta 2022 o incluso hasta 2024.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de John Hopkins publicado el miércoles, indica que una quinta parte de la población global no podrá contar con una vacuna contra el coronavirus hasta el 2022, ya que los países más ricos ya reservaron más de la mitad de las dosis disponibles para el 2021.

Una vacuna contra el coronavirus.

De acuerdo al informe, las naciones más ricas, que representan solo al 14% de la población mundial, reservaron la mayoría de las dosis que se producirán el próximo año. El estudio estima que “al menos una quinta parte de la población no tendrá acceso a las vacunas hasta el 2022.

El reporte detalla que, hasta mediados de noviembre, las reservas de los fármacos por los países más ricos totalizaban 7.480 millones de dosis, equivalentes a 3.760 millones de vacunas, puesto que la mayoría cuentan con dos dosis. La producción total prevista para el 2021 es de 5.960 millones de inmunizaciones.

Logotipo de la alianza de vacunas, Gavi.

Por otro lado, un documento interno de la OMS (Organización Mundial de la Salud), divulgado por Reuters, indica que la plataforma de donación de vacunas de la entidad de la ONU, COVAX, presenta una gran chance de que falle y podría dejar a varios países sin ninguna vacuna hasta el 2024.

La plataforma que cuenta con la ayuda de la Unión Europea y es realizada por la alianza de vacunas, GAVI,  tiene como objetivo distribuir 2 mil millones de fármacos a varios países de bajos y medianos ingresos hasta finales de 2011.

La sede de la OMS en Ginebra, Suiza.

Sin embargo, el documento filtrado indica que, “el riesgo de que no se establezca una instalación COVAX exitosa es muy alto” ya que el programa se estableció muy rápido y se operó en “territorio inexplorado”.

Otra razón por la que la plataforma podría fracasar es un problema las cláusulas en los contratos de suministro, las cuáles permiten a los países  no comprar las vacunas reservadas a través de la plataforma. Está ultima información fue notificada por los asesores del programa, del banco estadounidense Citi, en una carta del 25 de noviembre.