Barack Obama

En su autobiografía, Barack Obama comentó sobre el manejo de la crisis griega de 2010

En una sección de su libro, el exmandatario escribe sobre su posición del turbulento problema de aquel entonces.
sábado, 21 de noviembre de 2020 · 05:00

A través de su nueva autobiografía, publicada el pasado martes 17 de noviembre, el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama dio una breve explicación de cómo la Casa Blanca de entonces, observaba la crisis de deuda en la Unión Europea entre el 2010 y 2015.

“No podíamos ser observadores pasivos”, sostiene Obama en su libro A Promised Land (Una Tierra Prometida), recordando aquellos años. Estabilizar la situación en Grecia “se convirtió en una de las prioridades económicas y de nuestra política exterior” afirmó el exmandatario.

El exmandatario de Estados Unidos entre 2009 y 2017, Barack Obama.

En esa sección de sus memorias, el expresidente destaca la responsabilidad de Francia y Alemania en el manejo de la crisis de la nación helénica. “Me di cuenta que (los mandatarios de ambos países) rara vez mencionadas que los bancos alemanes o franceses eran algunos de los mayores prestamistas de Grecia, o que buena parte de la deuda acumulada por esta se había producido por la compra de exportaciones alemanas o francesas”. 

Entre las hipótesis que arroja el exmandatario sobre el manejo de ambas potencias en la crisis se encuentran el posible miedo a la pérdida de votantes por los errores de los funcionarios alemanes y franceses que supervisan los préstamos y el mismo miedo por si los electores no “llegaban a comprender” las implicaciones en la integración europea.

Angela Merkel con Barack Obama en la sala de conferencias de la Casa Blanca.

Al final de su mención sobre el tema, Obama escribe: 

Comprendí que la crisis de deuda griega era más un problema geopolítico que uno de finanzas globales, uno que además ponía de manifiesto las contradicciones no resueltas en el corazón de la marcha de Europa hacia una integración más amplia.

A su vez, en su autobiografía de 700 páginas, el exmandatario comenta sobre la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés de ese entonces, Nicolas Sarkozy, indicando, “cuando más conocía a Angela Merkel más me gustaba; la encontraba sólida, honesta, intelectualmente rigurosa y amable por instinto”.

Barack Obama con Nicloas Sarkozy en París.

Por otro lado, sobre el mandatario francés entre 2007 y 2012 aclara que era una persona con “puro estallido emocional y retórica florida” y que en sus conversaciones siempre mantenía un mismo objetivo “ser el centro de atención y llevarse el mérito”.

En su libro aclamado y ya uno de los mejores vendidos en la web a nivel global, el exmandatario divide en 7 secciones sus anécdotas de sus 8 años en la Casa Blanca desde un punto de vista personal.