Índice de costo de vida

Hong Kong, París y Zúrich, las 3 ciudades más caras para vivir en el 2020

A su vez, según un reporte de The Economist, Barcelona por segundo año consecutivo es la ciudad más cara de España.
miércoles, 18 de noviembre de 2020 · 19:46

De acuerdo al índice del costo de vida de la revista británica The Economist, las ciudades de París en Francia, Zurich en Suiza y la región administrativa de Hong Kong en Asia, son los lugares más caros para vivir.

El índice compara los precios de 138 productos, servicios y el coste de una propiedad entre 130 ciudades alrededor del mundo, y debido a la pandemia del coronavirus, el costo de estos se elevó en un 0,3% a nivel global desde septiembre de 2019 al mismo mes este año.

La ciudad de Singapur, perdió el liderazgo de la localidad más cara según el índce

Tanto la localidad suiza como la francesa y la asiática se encuentran con 103 puntos en el índice de la revista británica, superando por un punto a Singapur, que había liderado la lista en 2019 y por dos a Tel Aviv y Osaka.

Las otras dos ciudades europeas dentro del top 10 de la estadística son la localidad suiza de Ginebra (con 100 puntos ubicada en la cuarta posición junto con Nueva York) y la capital danesa de Copenhague, ubicada en el quinto puesto empatada con Los Ángeles con 96 puntos.

Barcelona, por segundo año consecutivo, la ciudad más costosa de España.

Por otro lado, la ciudad española más costosa para vivir según el índice es Barcelona, superando los 80 puntos, superando a Madrid. Ambas localidades son más costosas que la capital sueca de Estocolmo o la islandesa Reykjavik, pero más baratas que Dublín o Viena.

A su vez, las localidades que subieron más en el índice fueron la capital de Irán, Teherán subiendo 27 puestos del 106 al 79 con respecto al 2019, marcados por la disminución de sanciones de parte de Estados Unidos a sus productos.   

Teherán, la ciudad que más creció en la estadística

El reporte descubrió que el costo de vida en las ciudades de impactado en cinco aspectos: las fluctuaciones monetarias, los problemas en la cadena de suministro (escasez de ciertos productos cómo el papel higiénico), las medidas adoptadas por cada gobierno para controlar los precios de ciertos productos, un enfoque más precautorio de los consumidores, y algunos cambios de estilos de vida.

A nivel global, el índice encontró que el precio de algunos productos se elevó con respecto al 2019, al igual que algunos electrónicos. Por otro lado, el precio de la ropa descendió notablemente, más que nada por el cierre de los comercios no esenciales en varios países, debido a la pandemia del coronavirus.