República Checa

República Checa implementa nuevas medidas por el resurgimiento de casos de coronavirus

La nación es una de las más afectadas por la segunda ola de la pandemia en Europa.
martes, 13 de octubre de 2020 · 03:00

El gobierno de República Checa ha ordenado en la noche del lunes que cerrará bares, restaurantes y clubes nocturnos a partir del miércoles, para así aplanar la curva de contagios de coronavirus en uno de los países más afectados por la segunda ola de la enfermedad en Europa.

Otra de las prohibiciones que se implementarán a partir del miércoles en todo el territorio del país es la clausura de las instituciones educativas, las cuales pasarán a ser remotas y vía Internet.

El primer ministro checo, Andrej Babis.

En una conferencia de prensa, el primer ministro de la nación, Andrej Babis manifestó:

Somos conscientes de que tenemos una oportunidad y una oportunidad que debe tener éxito, por lo qué está vez también gestionamos el crecimiento de la pandemia.

Otras medidas que estarán vigentes desde el miércoles serán la obligación de portar mascarillas al usar el transporte público, las reuniones sociales no podrán ser mayores a 6 personas y la consumición de alcohol en espacios públicos estará prohibida.

Un bar en Praga, República Checa, se prepara para cerrar sus puertas.

Estas medidas serán válidas hasta el 2 de noviembre, donde el gobierno espera reabrir las instituciones educativas y relajar las demás restricciones alrededor de todo el territorio.

República Checa está experimentando uno de los mayores resurgimientos de la pandemia en el continente, el lunes confirmó más de 4,300 nuevos casos, los cuáles se suman a los más de 62.000 casos activos en todo el país.

Una estación de buses en la capital del país, Praga.

La nación alcanzó su récord de casos el pasado viernes cuando contabilizó más de 8.600 nuevos positivos y en el fin de semana, sobrepasó los 1.000 decesos a causa de la enfermedad.  

Con estos datos el país es el segundo en el mundo con más casos cada 100.000 habitantes en los últimos siete días con 326 enfermos, superados solo por otra nación europea, Andorra con 761.