INÉDITO

Lo que la Reina Letizia no tolerará en el futuro de la Infanta Sofía: "Jamás será como sus tías"

Acá tenemos la peor pesadilla de la Monarca y su plan para romper la rueda.
jueves, 9 de septiembre de 2021 · 02:00

Aunque muchos padres lo nieguen, hay ciertos indicios que señalan su debilidad por alguno de los hijos: ya sea por caracteres parecidos, personalidad o apego. En el caso de los reyes, siempre se pensó que el epicentro de la atención se concentraba en la Princesa Leonor, quien está llamada a gobernar como futura Jefa de Estado por derecho de nacimiento, pero hoy las evidencias señalan que al menos en el caso de la Reina Letizia, su debilidad siempre ha sido la Infanta Sofía.

Antes de generar confusiones indeseadas, debemos aclarar este razonamiento con lo que sigue: nadie duda que la Monarca sienta los mismos niveles de amor y entrega por sus hijas a partes iguales, pero tampoco se puede negar que el sistema monárquico es injusto en cuanto a la prioridad de la prosecución institucional: los primogénitos o varones -en el caso del Rey Felipe- se verán siempre arropados por la Corona, mientras que los hermanos serán relegados y distanciados del heredero y su descendencia. Es por ello que desde su llegada al mundo la Reina Letizia se lo propuso: con Sofía no pasaría lo mismo.

La Infanta Sofía regresa al colegio Santa María de Los Rosales y sin su mejor compañera.

Unos 14 años después podemos entender los porqué de la Reina Letizia. Un acuerdo tallado en piedra entre el Rey Felipe y su Consorte fue permitir a la Princesa Leonor y la Infanta Sofía disfrutar de una educación hogareña en la que ambas fueran medidas con la misma vara, fueron formadas en el mismo colegio y posiblemente en un par de años, sea la Infanta Sofía quien haga maletas, tal como lo hiciera su hermana. Todo ello para acortar las evidentes distancias que impone la Monarquía entre ambas.

De otra forma, hubiera sido imposible que la Infanta Sofía entendiera de buen modo desde temprana edad por qué su hermana mayor acapara la atención, se roba el foco y será Reina mientras que ella será relegada a ser Infanta toda su vida. "Las amamos por igual", "¡A la cama las dos a las 9 PM y sin discusión, chicas!" o "Tu trabajo también será muy importante Sofi, Leonor siempre estará contigo y tú para ella pero deberán estar muy unidas pase lo que pase", son mantras familiares repetidos hasta la saciedad, pero que hacen diferencia en casa y fuera de ella.

La Reina Letizia lo tuvo presente con respecto a la Infanta Sofía. Arroparla siempre sería su trabajo.

De allí que en lugar de alivio, la Infanta Sofía fuera la principal afectada ante la salida de Leonor de España hacia Gales. No hay trazas de egoísmo de parte y parte, y en cuanto a la Reina Letizia, gestos como miradas cómplices, como sostener la mano, dar abrazos en público, explicar pacientemente cuanta duda tenga la benjamina ante lo que suceda a su alrededor, crear confianza y un fuerte vínculo, fue su tarea desde el primer día.

Porque si algo no tolera la Reina Letizia son las comparaciones vagas y odiosas a priori: cada una de sus hijas brilla con su propia luz y en sus diferencias, gustos particulares, en sus formas de ser y no ser está la verdadera esencia de ambas. En el caso de la Infanta Sofía, antes que cualquiera de nosotros, ella sabía que la menor del clan no le perdió pisada en elocuencia, desenvoltura y presencia. Si la niña logró sorprendentemente meterse en un bolsillo a Jaime Peñafiel y a Pilar Urbano, no hay duda de que puede lograr cualquier cosa.

Para la Reina Letizia, lo fundamental es que Sofía nunca se sienta desplazada.

Ahora el frente de lucha es otro para la otrora periodista: conociendo a la Reina Letizia, primero se caerá el techo de Zarzuela sobre su cabeza antes de permitir que la menor de sus hijas siga la senda de sus antecesoras -sin ofender a las Infantas Pilar y Margarita, pero con las cuñadas Elena y Cristina hay ciertos temas-. Y sí, efectivamente un camino en el cual la madre podría ayudar a su hija es si decidiera formarse profesionalmente y fuera de Zarzuela, pero si se decidiera por la Institución, todo el esfuerzo de sus padres no se puede ir por la borda así como así, gracias a algunas ideas caducas de la Corona en ese sentido.

Pero mientras la Reina intenta adelantarse al tiempo y piensa en ello, hoy su prioridad es una: velar por la tranquilidad de la Infanta Sofía y ayudarla en este nuevo período sin la Princesa Leonor. Para lo demás hay tiempo, se pueden reprogramar compromisos, pero ser madre siempre será su tarea fundamental.