¿Por qué peleaban?

Se desvela el pacto secreto del clan Jurado en torno al testamento de Rocío Jurado

Los seres más queridos de "La Chipionera" en el ojo del huracán mediático.
lunes, 6 de septiembre de 2021 · 12:56

Como es de público conocimiento, han pasado 15 años y 3 meses del fallecimiento de Rocío Jurado, pero el nombre de la artista de fama internacional no cesa en la palestra de los medios de comunicación debido a las constantes declaraciones que realizan sus seres más queridos en la pantalla chica.

Desde que Rocío Carrasco decidiera romper su silencio en "Sálvame" y desvelar que, con su próximo documental biográfico, "En el nombre de Rocío", planea desenmascarar a los Mohedano-Ortega Cano, los focos mediáticos están puestos en los familiares de la cantante de copla andaluza.

Rocío Carrasco en una de sus intervenciones en "Sálvame".

A raíz de esto, en su columna para "Look", Paloma García-Pelayo se centró en la última vez que se vieron las caras los integrantes del clan Jurado tras la muerte de "La Insuperable" y reveló el pacto secreto de estos en torno al testamento de la estrella.

La albacea testamentaria convocó a la familia para la lectura de las últimas voluntades de la matriarca Jurado.

Tras estas palabras, la periodista indicó que "la cita fue en Montealto" y tanto los hermanos de "La Más Grande" como su viudo y primogénita estuvieron atentos a lo redactado por la celebridad antes de fallecer.

Los Mohedano-Ortega Cano en el homenaje a Rocío Jurado por su quinceavo aniversario de fallecida en Chipiona.

A partir de ese día, mi familia termina explotando. Cada uno termina por un sitio, algunos juntos y otros por nuestro camino.

De esta manera, la esposa de Fidel Albiac recordaba en su docuserie "Rocío. Contar la verdad para seguir viva" cómo terminaron las cosas en aquel entonces, pues varios de ellos se llevaron una desilusión grande y las sorpresas respecto a dicha herencia no sentaron bien. Según el medio citado:

Las últimas voluntades de 'La Jurado' rompen en mil pedazos la solo aparente paz familiar.

De izquierda a derecha: José Ortega Cano, Rocío Carrasco y Rocío Jurado.

De inmediato, la escritora madrileña manifiesta que Gloria y Amador Mohedano fueron los primeros en enfrentarse a los tres hijos de "La Chipionera", eso sí, como José Fernando y Gloria Camila eran menores de edad estaban tutelados por su padre, José Ortega Cano, quien no aparecía en el testamento de su entonces esposa. ¡OMG!

Pero, ¿por qué peleaban? Ana Iglesias, abogada y amiga de "La Niña de los Premios", era la encargada de realizar la partición de la herencia y optó por leer en orden las disposiciones de su confidente fallecida. "Rocío adjudicó bienes concretos a cada uno de sus herederos", agregaba la comunicadora.

En efecto, la colaboradora de televisión explicó a sus lectores que la finca 'Los Naranjos' fue otorgada a los hermanos de la artista de boleros y baladas románticas porque superaba el valor de la casa de 'La Moraleja', legada como legítima a los 3 hijos. No obstante, esta propiedad debía fraccionarse en 5 partes y es aquí donde salían perdiendo Gloria y Amador.

Del cajón de los recuerdos: Rocío Jurado junto a sus hijos, esposo y nieta mayor.

Del 50 por ciento con el que contaban ambos, pasaban a ostentar el 38 por ciento cada uno y sus sobrinos el resto; Rocío Carrasco, el 12 por ciento, y Gloria Camila y José Fernando un 6 por ciento cada uno.

Así detallaba Paloma García-Pelayo que debía ser la repartija y, por ello, la confrontación no tardó en llegar. Lo cierto es que en el medio de este acuerdo hubo un cambio para dejar conforme al clan Jurado y un año después llegó "la paz". "Primero firmaron la partición y el 22 de mayo de 2007 emitieron un comunicado en el que aseguraban que acataban la ley, que aceptaban las 5 partes señaladas por la albacea y desmentían el enfrentamiento familiar", concluía la cronista social.

Finalmente, destacamos que los seres más queridos de Rocío Jurado llegaron a un acuerdo privado y por esta razón recuperaron la totalidad de la finca, dado que tanto Rocío Carrasco como José Ortega Cano han cedido sus partes. La primera era heredera universal y no le interesaba ese mínimo porcentaje y el segundo no rechazó la oferta que le pusieron en la mesa. ¡Sí, todo quedó en familia!