EXCLUSIVA

El caso de Charlène de Mónaco expuesto por médicos españoles con los peores diagnósticos posibles

Si el Principado no da respuestas concluyentes sobre la Princesa, alguien tendrá que hacerlo.
lunes, 6 de septiembre de 2021 · 05:00

A menos que vivamos debajo de una piedra, no podemos dar por sentado que el caso clínico de la Princesa Charlène de Mónaco no es bastante sospechoso por decir lo mínimo. Es decir, ¿qué tan grave puede ser una infección que requiera, al menos entre lo que se conoce, de al menos cuatro tratamientos por mes, dos intervenciones quirúrgicas y una reciente hospitalización a causa de un desmayo a tan solo días de que su esposo, el Príncipe Alberto, declarara que la Princesa estaba mejorando y volvería pronto a Europa?

 Charlène de Mónaco recayó el pasado miércoles con un desmayo que la devolvió directamente a emergencias.

Ante el mutis autoimpuesto por el Principado, que el Grimaldi acató a rajatabla, y la negativa del grupo médico que atiende a Charlène de Mónaco en Sudáfrica a esclarecer lo que está sucediendo con su salud, la revista "Vanitatis" intentó buscar respuestas en nuestros médicos y especialistas españoles en el área de otorrinolaringología (OTR) para tener algunas respuestas que permitan acercarnos a la verdad, sin la intermediación de la Casa monegasca.

Todo lo que hasta los momentos se maneja es que el origen de este padecimiento tiene raíz en un procedimiento odontológico que Charlène de Mónaco se practicó para inocularse unos injertos y, al cabo de algunos días, apenas voló desde el país europeo hacia África, comenzaron a manifestarse los primeros síntomas de una complicación infecciosa en sus senos nasales, que según se explicó se trataba de una sinusitis. ¿Desde cuando las sinusitis impiden a los pacientes abordar vuelos en avión?

El desgaste físico de Charlène de Mónaco encendió las alarmas de la prensa internacional.

Varios expertos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello se han pronunciado. Sería poco ético y riesgoso intentar dar con una aproximación en el caso particular de Charlène de Mónaco, si no hay algunas pruebas médicas que se puedan revisar para dar exactamente con la enfermedad que actualmente padece. ¿Cómo se puede dar con un diagnóstico acertado si hay tantas opciones adversas en solo el área de los oídos y la garganta?

Es poco lo que se puede inferir con algunos datos que la misma Charlène de Mónaco ha arrojado tímidamente: según su versión, el epicentro de su patología se encuentra exactamente en sus oídos, pues es lo que le impide retornar al Principado. Con este dato, los médicos consultados pueden concretar que esta operación odontológica que referíamos antes sí podría traer algunos problemas como los que presenta la Princesa, y extienden que si esto se originó en un procedimiento bucal, también tendría problemas para ingerir alimentos.

Contrario a los deseos de Charlène de Mónaco, quizás no podrá retornar con su familia en octubre como estimaba en principio

Pero estos galenos nacionales advierten que independientemente de lo que Charlène de Mónaco pueda presentar, sus médicos tratantes deben monitorizar el alcance de este proceso infeccioso. Sería una complicación mayor si el cuadro avanza hacia el conducto arterial: si la sangre se viera afectada, esto podría traer consecuencias incluso fatales si no se trata a tiempo. Afortunadamente, esto no será ningún problema para la sudafricana: los medios que cubren esta fuente aseguran que en el país africano el sistema de salud privado es muy competente, por lo menos para quienes pueden costearlo, como es su caso.

Así las cosas, todo indica que el cuadro de Charlène de Mónaco se mantendrá en la más absoluta reserva mientras no sea necesario exponer nada más a la prensa ni a las audiencias, en espera de que la Princesa pueda mejorar de ahora en más.