INESPERADO

La última vergüenza que Zarzuela le hace pasar a la Infanta Elena y por la cual no regresa a Palma

La Duquesa de Lugo es "familia del Rey" solo cuando conviene.
domingo, 5 de septiembre de 2021 · 03:00

No importa qué tan distantes sean sus relaciones confraternas con el Rey Felipe, tampoco parece ser un problema el hecho de que la Infanta Elena ya no pertenezca a la familia real en pleno: si Casa Real dice que no, es no, como si una clase aleccionadora de niños se tratase y la primogénita de los reyes así lo ha entendido y acatado.

Esta nueva imposición por parte de Zarzuela contra la Duquesa de Lugo llegó luego de que se conociera que este 3 de septiembre iba a amadrinar un nuevo velero, el "Sea Cloud Spirit" en Palma de Mallorca. La noticia generó una gran expectativa entre la población y los tripulantes de la embarcación que ya contaban con su presencia en la primera travesía a mar abierto.

Si había alguien más indicado para corresponder a esta petición honorable, definitivamente tenía que ser la Infanta Elena.

"Sea Cloud Cruises" es la empresa naviera alemana que se encargó de construir este velero de dimensiones impresionantes y aunque desde el principio mantuvo la negativa de Casa Real para otorgar a la Infanta Elena la autorización para ser parte de esta inauguración, mantuvo la primera oferta publicitaria con la Duquesa como protagonista. Sin embargo, el "Spirit" debió salir a altamar sin madrina alguna.

La razón que privó el regreso de la Infanta Elena a Mallorca para atender a esta petición de honor, se debió a una de las reglamentaciones del Palacio sobre la participación de la familia real o sus familiares en algunas actividades fuera de la línea de asignaciones oficiales: "La política de Zarzuela es no asistir a este tipo de eventos si están organizados por una compañía privada", así lo refirió "Ok Diario".

Para los efectos de Zarzuela, la prohibición a la Infanta Elena para participar en este evento no tuvo discusión.

Este increíble velero se estuvo construyendo en los astilleros de la Factoría Naval de Marín desde 2008, y por motivos de orden económico debió retrasar su proceso de construcción hasta 2015, cuando se retomó el proyecto. La empresa pensó en la Infanta Elena como su candidata perfecta a madrina, debido a su pasión por las actividades náuticas y el cariño genuino que siente por la isla de Palma.

Pero los hechos son los hechos, mientras el título de Duquesa de Lugo le pertenezca y todavía ejerza funciones oficiales para representar los intereses de la Corona, deberá ceñirse por sus cánones, le guste o no.

El gran velero de lujo se estrenó en aguas abiertas sin el tradicional acto de inauguración con un primer recorrido sin su madrina a bordo.

Por ahora se desconoce si Zarzuela tiene previsto contar con la Infanta Elena en las semanas sucesivas para presidir algún acto deportivo o educativo que requiera de su presencia, pero si algo nos ha quedado claro es que mientras esto no ocurra, Casa Real no olvida recordarle sus obligaciones de vez en cuando.