INCREÍBLE

Los pecados de la Reina Letizia en tres obras: estos son los libros que no puede siquiera mirar

Lo peor que se le puede hacer a la consorte es atacarla con sus propias armas.
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 05:30

Uno de los motivos de mayor orgullo y satisfacción para un periodista como Jesús Ortíz, no solo tenía que ver con que su primogénita, la Reina Letizia, heredara su pasión por el oficio que lo ocupó durante tantos años, sino que su "cabeza tan bien amueblada" le permitiera desarrollar valores inalterables, un gran profesionalismo y un carácter de acero, que en mayor o menor grado le ha servido para desempeñar un buen trabajo como Consorte.

A la Reina Letizia pueden gustarle mucho los libros, pero tiene sus reservas con aquellos en los que resulta ser protagonista.

Por supuesto, esto se debe a algunos factores predominantes, como el compromiso, la disciplina y los buenos hábitos. En la Reina Letizia la lectura es casi una religión, muy bien fundamentada por cierto y que logró transmitir a sus hijas Leonor y Sofía. La Soberana puede consumir con voracidad muchos temas de interés excepto uno: ella misma. Existen y es completamente cierto, varias publicaciones que se pueden contabilizar dentro de la lista negra de Zarzuela. Pero, ¿cuáles son los textos que la Reina Letizia no puede siquiera escuchar nombrar?

De un universo de ediciones, que en algunas escalas de gravedad desfavorecen a la Monarca, tres logran ponerla de los nervios, y eso que periodistas como Jaime Peñafiel le dedica sus peores líneas con cierta frecuencia, pero sin lugar a dudas "Adiós, Princesa" escrito por David Rocasolano, primo carnal de la Reina Letizia, fue la estocada final para ella. Desde aquel año 2013 cuando fue publicado, hubo un antes y un después.

Después de la publicación de "Adiós, Princesa", la Reina Letizia fue incapaz de depositar su confianza en nadie más.

“'Adiós, princesa’ es la historia del choque de un gran tren expreso, los Borbones, contra una modesta caravana de gitanos, los Ortiz Rocasolano. Nos han arrollado y ni siquiera se han preocupado de mirar hacia atrás. Érika falleció y los demás nos hemos quedado solos y mutilados”, puede leerse en uno de los pasajes del texto citado. Es el espíritu de la obra que el despechado familiar de la Consorte expone en sus primeras líneas, antes de que desapareciera de todo el escenario mediático hasta nuestros días.

El segundo libro, para sorpresa de muchos, ni siquiera resulta ofensivo para la Reina Letizia, pero si pudiera elegir, ella preferiría no inspirar a ningún autor ni para bien ni para mal. ‘El amor de Penny Robinson’, escrito por el exesposo de la Reina Letizia, Alonso Guerrero, es una historia que relata entre mucha ficción y personajes ficticios, el vía crucis que le significó al humilde profesor universitario convertirse de pronto en el exmarido de la Reina Consorte de España.

Para la Reina Letizia, si se le permitiera desaparecer un solo libro, sería el de Leonardo Facio.

Pero un tercer ejemplo y el que consideramos definitivo para los propios límites de la esposa del Rey Felipe, es claramente ‘Letizia, la reina impaciente’, una obra que de forma un tanto desordenada, intenta reconstruir la biografía oculta de Reina Letizia. Se requirió de una larga investigación de 5 años para recopilar todos los datos que aparecen sobre su estadía en México para estudiar un posgrado, la relación existente entre la Soberana y el grupo musical “Maná”, además de otros temas jamás esclarecidos, como una desdichada oferta indecente que recibió a cambio de una oportunidad para entrar oficialmente en las filas de la cadena TVE.

¿Fantasía o realidad? La única certeza que podríamos tener en este sentido es que solo la Reina Letizia puede saberlo, pero mientras Casa Real y Su Majestad insistan en mantener la opacidad informativa alrededor de estos relatos, nunca dejarán de perseguirla.