ESCABROSO

El nuevo motivo que mantiene en vilo a Máxima de Holanda podría llegar a Países Bajos muy pronto

Comienza el conteo regresivo para que la Consorte le diga adiós a su imagen impoluta y a su sonrisa icónica.
martes, 28 de septiembre de 2021 · 06:00

Hasta ahora, las biografías que hoy se pueden conseguir en las estanterías de Países Bajos sobre la Reina Máxima de Holanda son bastante favorecedoras, muy al estilo "Cenicienta", aunque un tanto más pudiente y moderna. Verdaderas joyas de colección que enmarcan el sueño de toda niña a la que le encantan las historias clásicas: crecer y convertirse en una bella joven, que con sus virtudes pueda alcanzar el objetivo de casarse con un príncipe azul.

"Máxima, la construcción de una reina" no llega a aquello ni de casualidad. Este libro escrito por los investigadores Rodolfo Vera Calderón y Paula Galloni viene a romper con el hechizo que, por los últimos 20 años, mantuvo a un país convencido de una historia, que, aunque verdadera, carece de jugosos detalles y, para mayor suplicio, es perfectamente viable que la Consorte del Rey Guillermo lo sepa.

Para Máxima de Holanda la llegada de este libro a Países Bajos es tan inesperado como inconveniente.

El portal "Clase" difundió que esta edición, escrita por los autores que comparten gentilicio con Máxima de Holanda -ambos argentinos-, despertó el interés de una renombrada editorial neerlandesa, que adquirió los respectivos permisos y derechos para traducir al idioma corriente el contenido de esta edición que muestra el lado más díscolo y plebeyo de la Reina, cuando ni siquiera pensaba en coincidir con el entonces Príncipe Guillermo.

Pero también por supuesto hay otros temas, como los pormenores del fallecimiento de su hermana Inés, su verdadera gestión como Consorte del Rey cuando las luces de los flashes se apagan, el caso de su padre, Jorge Zorreguieta, y algunos romances los cuales la nación de los tulipanes no había conocido hasta el momento.

Ha pasado mucho tiempo desde los días en los que Máxima de Holanda perseguía su sueño de ser una gran profesional en su área.

Nadie desestima que, tras el éxito de "Máxima, la construcción de una reina", surja la oportunidad de lanzar una segunda edición, pues tal como asegura Calderón, una vez publicado, nuevos testimonios han aparecido por parte de personas que aseguran haber conocido a la Monarca y, extrañamente, algunas de estas historias coinciden con el nombre de un personaje de la escena neoyorquina, en esos días cuando Máxima de Holanda aspiraba a convertirse en toda una mujer de finanzas en la gran manzana.

El referido es Pablo Jendretzki, un arquitecto radicado en esta ciudad estadounidense quien en el año de 1995 era conocido como un "social butterfly", término que se atribuye a estas personas que suelen aparecer en cuanto evento social importante aparezca, a fin de codearse con personas de renombre que lo ayuden a escalar en posición social. En estas andanzas, conoció a una joven Máxima Zorreguieta decidida a socializar y establecer contactos para alcanzar el sueño americano.

Para Máxima de Holanda lo que quedaría es esperar, es poco o nada lo que podría hacer para detener la difusión de "Máxima, la construcción de una reina".

Por supuesto, aquello terminó en un romance a conveniencia para las dos partes y tuvo fecha de caducidad al año siguiente, cuando Máxima de Holanda consiguió el empleo soñado y su empuje la ayudó a escalar hasta el puesto codiciado como vicepresidenta de ventas institucionales para América Latina, en la transnacional HSBC James Capel Inc.

A todas estas, en esta historia del que parece ser el último novio que tuvo Máxima de Holanda antes de conocer al royal que cambiaría su vida para siempre, no se sabe si la Reina y el arquitecto quedaron en buenos términos, pues se comenta que quedó muy ofendido por no recibir una invitación al matrimonio de su expareja. Por su reacción, probablemente ni siquiera desee saber de ella, y si acaso fuera contactado para corroborar la veracidad de esta versión, no sorprendería que opte por colgar la llamada.