EXCLUSIVA

El pequeño inconveniente que hubo entre el Rey Felipe y un vecino en su visita relámpago a La Palma

Al parecer, no todos se impresionan en un primer momento con la presencia del Monarca
sábado, 25 de septiembre de 2021 · 06:00

El Rey Felipe y la Reina Letizia viajaron este jueves con destino hacia la isla de La Palma y el pesado humo producto de la actividad del volcán Cumbre Vieja que les dificultó el aterrizaje, fue sin duda la nada agradable bienvenida que recibieron en suelo canario. Mayor impacto aún fue presenciar el escenario adverso, cuando hoy se contabilizan más de 200 hogares destruidos, 6 mil personas en situación de riesgo y una posible nueva implosión que puede agravar la situación presente. Una circunstancia de no creer.

Ante ello, el Rey Felipe y la Reina Letizia no dudaron en acercarse a las comunidades y a las familias afectadas ni bien pudieron desembarcar en tierra firme. Con mucha dedicación escucharon los tristes testimonios de personas que perdieron su hogar y sus pertenencias por el paso de la lava, y otros que no pueden regresar a sus hogares, ya decretados como zonas de riesgo máximo.

El Rey Felipe y la Reina Letizia se trasladaron al acuartelamiento El Fuerte para tomar el pulso de las familias afectadas por la erupción del volcán.

Es por ello que el Soberano decidió, en compañía de su esposa, la Reina, extender algunas declaraciones a los periodistas apostados in situ para dirigirse a los locales y al resto del país. Visiblemente consternado, no dudó en expresar su preocupación ante la coyuntura tan devastadora que durante varios días han tenido que atravesar los vecinos de La Palma.

Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para poder ayudar. Tenemos que seguir apoyando a los vecinos y vecinas de La Palma. Todas estas familias, a pesar del desastre que les ha golpeado, van a tener un futuro porque entre todos vamos a ayudar a recomponer sus vidas.

Captado por Antena 3 queda el particular momento en que el Rey Felipe se retira la mascarilla para convencer a un abuelo de que efectivamente era el Rey de España quien le hablaba.

A propósito de esta visita, el diario "El Español" se hizo eco de una curiosa anécdota que tuvo lugar durante el recorrido marcado por la pareja real. Según se logró recoger, algunos de los locales de la isla no parecieron darse por entendidos ante la noticia de que el Rey Felipe y Doña Letizia viajarían hasta esta localidad. Uno de los vecinos, un señor de edad avanzada, no parecía dar crédito ante la idea de tener enfrente al Rey de España, a pesar de los intentos de la Reina Letizia para convencerlo mientras que las risas se apoderaban de los presentes.

Dado que el abuelo se mantenía firme en su convicción, quizás porque no los reconocía en ropas tan informales y con mascarillas puestas, el Rey Felipe optó por sacarlo de la duda y se retiró su mascarilla por unos breves instantes. Este simpático encuentro, que terminó en una gran sorpresa y en una simpática historia para quienes fueron testigos, también venía teñido de mucha tristeza y, sobre todo, incertidumbre. De esta visita, tanto el Rey Felipe como la Reina Letizia se llevaron una gran impresión, pero también un renovado sentido de compromiso con La Palma.

El Rey Felipe, muy afectado, se dirigió a la isla de La Palma para difundir palabras de ánimo y compromiso a favor de las familias sacudidas por esta nueva realidad.

Antes de marcharse hacia Madrid, luego de esta sobrecogedora jornada, el Rey Felipe no quiso retirarse de esta localidad sin antes agradecer a las autoridades palmeñas, así como a los diferentes cuerpos de seguridad, protección civil y de prevención por todo el apoyo y colaboración que prestan al servicio de las familias afectadas y además aprovechó para dar a los isleños un mensaje de fortaleza.

Han sido días y noches de tristeza inmensa y angustia. Hoy no es fácil dar consuelo, pero poco a poco, con la ayuda de todos, van a poder reconstruir sus vidas. Hay que asegurar la educación para los niños y niñas de La Palma, porque ellos son los que tienen el futuro de esta preciosa isla.