CONTROVERSIA

Ese tema de "inclusión" que nadie explicó a la Princesa Leonor y puede traerle problemas en Gales

Porque no todo es jardines y castillos para la heredera, ahora entenderá de qué va el término "igualdad".
jueves, 2 de septiembre de 2021 · 14:21

De esos hechos insólitos que no pueden dejarse pasar y que solo le pueden ocurrir a la Familia Real, ya comienza la controversia alrededor de la Princesa Leonor y su llegada al "UWC Atlantic College", y eso que no ha cumplido siquiera su primera semana desde su llegada a este prestigioso colegio Galés.

El diario "El Nacional" de Cataluña recogió un detalle bastante peculiar con respecto a los estudiantes que compartirán casa con la heredera al trono español. La recibieron con bombos y platillos a su llegada, casi con pasillo de honor incluído, y hasta ahora es imposible saber algunas cosas: si este fue un acto organizado o espontáneo y si la coetánea de la Princesa Leonor, Alexia de Holanda, obtuvo tantas manifestaciones de apoyo como sucedió con la española.

Este nuevo paso a dar para la Princesa Leonor podría resultarle bastante incómodo.

Varias imágenes captadas in situ mostraron a un grupo de jovencitos bastante emocionados para recibir a la Princesa Leonor, provistos con banderas de varias nacionalidades -entre las que no figuró nuestra bandera nacional, cabe subrayar-, y además cacerolas y otros objetos para manifestar algarabía. Pero entre los convocados, uno de estos chicos portaba una singular bandera que probablemente la heredera nunca había visto antes en sus clases particulares de geopolítica en Zarzuela.

Se trata de la bandera del movimiento LGBTQA+ que se destacó entre los gritos, los vítores y los aplausos de la muchachada enardecida. Solo por mencionar, recordemos que una de las grandes críticas que ha recibido Casa Real con respecto a la proyección de la Princesa Leonor como futura Reina de España, es su nula vinculación con estos movimientos de inclusión social. Mientras la Reina Letizia en sus discursos habla de la necesidad de insertar de manera exitosa a otros grupos dentro de la sociedad, la Princesa no se vincula en ninguno de estos cánones que tanto ocupa la mente de la juventud en estos días.

Pero la Princesa Leonor, quien se ve que no tendrá ningún tipo de problemas en olvidarse de Zarzuela por un buen tiempo y mientras pueda, tendrá que acostumbrarse a la diversidad, porque fácil es tocar el tema superficialmente y otro muy distinto es explicar por qué en el día del orgullo sus compañeritos no contarán con ella para vestir multicolor: pues vaya sorpresa que se van a dar, precisamente porque en su rol como futura defensora de la Iglesia Católica, le queda a la sucesora totalmente prohibido vincularse con estas iniciativas.

Pero este no es el colegio Santa María de Los Rosales, sino el prestigioso Atlantic College y se supone que esos temas deben ser superados. Si la Princesa Leonor está llamada a expandir su nivel de consciencia social, pues también otros están llamados a entender las diferencias y las procedencias, que en el caso de la primogénita de los reyes son bastante arcaicas y pasadas de color, pero diferencias al fin, y es respetable. Así que nada de qué preocuparse, la Princesa estará muy bien siempre y cuando la vena Borbón no se manifieste y se pase de la raya con algún comentario fuera de lugar.