INAUDITO

La Reina Isabel y sus costumbres: los 7 cargos en Buckingham de los que jamás podrá prescindir

Nadie debe cuestionar a la soberana en sus demandas, por más absurdas que estas sean.
domingo, 19 de septiembre de 2021 · 15:45

Mantener aceitada y en pleno funcionamiento a la maquinaria de Buckingham no resulta cosa fácil, como es de suponer. Se requieren muchas mentes, muchas manos hacendosas y una soberana que pueda mantener todas las piezas unidas en este complejo engranaje, pero a efectos de lo cotidiano la reina Isabel requiere especial asistencia en ciertos temas, que para ella resultan más que ineludibles. (Así lo recoge el diario La Nación).

Porque definitivamente, reinar no es para todos y, en el caso de la reina Isabel, es todo una proeza a sus 95 años de edad, y para que la salud y la proactividad de la monarca se mantengan tan firmes como en la actualidad, de los 1200 empleados que confirman la nómina del palacio administrativo real, al menos 7 cargos deben estar permanentemente cubiertos, cueste lo que cueste y al precio que sea.

Para ver a la reina Isabel de tan buen humor y plena como la vemos, hay ciertos ítems que deben estar cubiertos.

Uno de ellos, es el de cortador de carnes. Se sabe que Su Majestad no puede jamás trocear en su plato ningún corte, por muy magro y suave que sea. Actualmente, este cargo tan honorable, recibe el nombre de "Grand Carver", es hereditario y quien lo ejerce es el Conde de Denbigh y Desmond. Dicho en términos simples, no cualquier mozo podría encargarse de este detalle para complacer a la comensal más famosa del mundo.

No cualquier persona puede ejercer algunos de los cargos al servicio de la reina Isabel, algunos son hereditarios.

En temas estilísticos, sabemos que la reina Isabel debe presidir incontables eventos anuales y para todos y cada uno de ellos dispone de un estilismo distinto, jamás repetido, y posiblemente esto también aplique a su calzado, que por lo general es nuevo. Existe una persona que se encarga de "ablandarlos", es decir, usarlos un par de veces, quizás tres para que los zapatos sean más cómodos a los efectos de la monarca, quien debe permanecer de pie durante varios eventos y largos períodos y Dios no permita que pueda sufrir ante la incómoda aparición de indeseables ampollas.

Por lo general, el calzado de la reina Isabel debe "ablandarse" antes de que ella pueda usarlo.

Asimismo, hay ocasiones en las que la reina Isabel debe llevar una espesa capa de terciopelo, además de su cetro y corona. Para poder llevar el grueso mantón de tela con cierta gracia, requiere de la ayuda exclusiva de sus pajes. Estos jovencitos son por lo general descendientes de las familias nobles o los miembros más jóvenes de la familia real.

Los pajes ayudan a cargar la pesada capa que la reina Isabel utiliza en eventos como por ejemplo, en la celebración de la Orden de la Jarretera.

En cuanto a algunas costumbres muy tradicionales, la reina Isabel siempre tuvo a un gaitero personal. Este músico, especialmente elegido, debía tocar la gaita a las 9 AM todos los días por espacio de 15 minutos. Nadie sabe a ciencia cierta por qué, pero se sabe que la reina Victoria fue quien inició este ritual. De 15 personas que tuvieron este honor, el último fue Scott Methven quien debió retirarse por asuntos médicos familiares. Dejó de prestar servicio en 2019, y desde ese momento, nadie más ha sido convocado para llenar la vacante.

Solamente 15 personas han tenido la distinción de "gaiteros reales". El último en ejercer este cargo fue Scott Methven.

Hay también ciertos custodios imprescindibles para atesorar y cuidar algunos objetos de valor de los que la reina Isabel no puede encargarse por sí misma. Uno de estos es el guardián de las estampillas. El padre de la monarca, Jorge V, era un empedernido coleccionador y tras su fallecimiento la reina creó este cargo para preservarlas en el mejor estado posible. El filatelista Michael Sefi es quien se encarga de esta inusual tarea desde 2003 y, entre sus funciones, debe viajar por el mundo para recoger nuevas ediciones y completar el impresionante muestrario.

La reina Isabel posee todos los cisnes del Reino Unido, también los delfines que habiten las aguas británicas.

Pero sin duda, los cargos más atípicos tienen que ver con los guardianes y marcadores de los cisnes. Recordemos que estas magníficas aves pertenecen a la reina Isabel dentro del Reino Unido. Están protegidos por la legislación británica, y varios encargados los contabilizan, les realizan chequeos médicos específicos y se encargan de organizar una ceremonia anual dedicada a esta especie y que para la reina Isabel representa un marcador rojo en su calendario.