REVELADOR

Lo que calla el Rey Felipe sobre la Reina Letizia: amor, convivencia y secretos que salen a la luz

Una de las funciones del Monarca es que su matrimonio con la Consorte funcione, al precio que sea.
jueves, 16 de septiembre de 2021 · 03:00

La Reina Letizia cumplió ayer 49 años, y desde que la conocemos como esposa del Rey Felipe es mucho lo que ha cambiado. ¿Cuál ha sido su evolución como Monarca? Y más aún, ¿qué es lo que hace que el amor del Soberano haya sobrevivido a su impetuoso carácter?

Hoy es posible que la pareja real celebre con entera discreción junto a la Infanta Sofía, quien es la única de las hijas que aún permanece en Zarzuela. En retrospectiva, es posible apreciar de dónde proviene el grado de admiración y amor que hasta ahora el Rey Felipe mantiene inalterable hacia la Reina Letizia, cuando el tema está en los detalles: su esfuerzo, determinación, un gran rol como madre y una gran compañera de trabajo.

Desde el primer día, el Rey Felipe supo que como la Reina Letizia no hubo otra en Casa Real.

Quizás la ventaja que el Monarca tiene sobre el resto, es una visual privilegiada de su Consorte como muy poco o casi nunca se le aprecia. No es que creamos que el comportamiento que deja ver en sus actividades oficiales sea el mismo que tiene en el amparo de su hogar y es precisamente allí cuando se evidencian las dos facetas de una misma mujer: la de Reina en contraposición con la de madre y esposa.

Por ejemplo, lo que el Rey Felipe sabe y muchas personas no, es que la Reina Letizia es su mejor crítica a través del humor:  le gustan los buenos chistes, los celebra y de vez en cuando ella misma tiene la tendencia a contar algunos más verdes. Quien sabe esto de primera mano es el cantante Joaquín Sabina, quien por cierto quiso incluir en una autobiografía cierto episodio de este tipo cuando conoció a la Monarca. Afortunadamente para ella, Casa Real atajó la situación a tiempo y la anécdota, subida de tono por cierto, salió del recopilatorio editorial del artista.

Con el sereno Rey Felipe, la Reina Letizia aprendió con los años a distenderse un poco más en público.

De hecho, la Reina Letizia entendió finalmente que el tener un pasado plebeyo le otorga algunos beneficios si se gestionan bien. Atrás quedaron los intentos del Rey y Zarzuela por encubrir temas que se saben, se sospechan y de paso tuvieron testigos, así que ¿por qué angustiarse? Mejor va contar algunas vivencias por cuentagotas y ver qué tal les va. Su última memoria anecdótica fue la que alegremente divulgó en la celebración del aniversario 50 de la Facultad de Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid.

Tuve grandes profesores y compañeros estupendos. Uno de aquellos catedráticos me dijo una vez: 'Ortiz, yo no sé lo que va a ser de su vida, pero a pesada, se refería a las preguntas, a la curiosidad, ahí no tiene rival'.

La Reina Letizia tiene sus propios méritos que hacen al Rey Felipe sentir mucho orgullo por ella.

El Rey Felipe sabe que en cuanto a su querida esposa, no todo se resume al rigor de la institucionalidad: el amor prevalece, es importante y la Reina Letizia tiene mucho más para ofrecerle. Como pareja real son imparables y se han trazado algunos objetivos conjuntos y personales que benefician a la desgastada Corona, poco a poco la reconstruyen y ambos se proyectan como un gran dúo. En lo personal ella es quien lo impulsa, le ayuda a mejorar su imagen, le aconseja, le consuela y celebra sus logros.

De la Reina Letizia se puede abordar casi cualquier tema, su enfoque en el trabajo, su abstemia tan cuestionada durante años, entendiendo que ha "refinado" sus gustos de la cerveza a la buena sidra, el ser acreedora de un premio Goya, o su amor por el séptimo arte, pero algo que debe aplaudirse es que logró doblegar a Zarzuela como ninguna Reina pudo en un tema crucial: es Reina sí, claramente, pero nunca será menos madre, de hecho, ese será siempre su trabajo principal y realmente, a la Casa no le conviene discutir con ella.

La Reina Letizia no desperdicia sus afectos, los administra: no parece afectuosa en las distancias cortas, pero sus más cercanos rescatan el buen corazón que tiene.

Crisis matrimoniales, separaciones familiares, presiones para edificar el futuro de Casa Real en la figura de sus hijas Leonor y Sofía, aprender en el proceso, mantenerse firme ante la adversidad y de paso, construir junto al Rey Felipe un hogar sólido y "normal", muy unido y casi idílico. ¿Tiene sentido? ¿Es posible todo esto? De primeras podríamos pensar que no es siquiera viable, pero el Rey Felipe y la Reina Letizia han logrado que todo funcione. Ese es el verdadero poder de esta pareja real y la Soberana puede ver en retrospectiva el camino transitado. Sí que ha valido la pena.