20 años del horror

La emoción de Matías Prats tras recordar los atentados del 11-S y contar cómo cambió su vida

El periodista madrileño y una discreta faceta privada: separación, nuevo amor y problemas de salud.
sábado, 11 de septiembre de 2021 · 10:30

En el día de la fecha se cumplen 20 años de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en las Torres Gemelas de Nueva York, Estados Unidos. Una catástrofe que resuena con fuerza en la historia de la televisión y provoca una angustia terrible no solo para las familias de las víctimas, sino también en comunicadores de todo el mundo que cubrieron esta lamentable tragedia con ayuda de colegas corresponsales, tal es el caso de Matías Prats.

El periodista nacido en Madrid fue uno de los rostros más recordados en España durante el horror vivido al otro lado del charco, puesto que era el encargado de dar a conocer el "minuto a minuto" de lo que se vivía en el país de América del Norte mientras se comunicaba en directo con un compañero de profesión por conexión telefónica, como se puede apreciar en el siguiente video de Antena 3. 

Ahora bien, durante una entrevista para el informativo matinal de "Antena 3 Noticias", el presentador de televisión rememoró dos décadas después cómo vivió aquel inesperado y desgraciado suceso

Aquella secuencia es imborrable para los que la pudimos vivir tan de cerca como en aquella ocasión.

Tras estas palabras, el mítico comunicador de la cadena se emocionó al remover los penosos hechos del pasado que quedaron patentes en su memoria porque fue "algo estremecedor" para todos. "Y vuelves a contemplarla, pasa el tiempo y a ti te pasa, y te ocurre como a mí, que efectivamente nos deja perplejos", dijo.

Manu Sánchez era quien entrevistaba e indagaba en profundidad al hijo de Matías Prats Cañete y, de inmediato, le consultó cómo cambió su vida desde aquel entonces. "Te he oído decir que de alguna manera los atentados cambiaron a Matías Prats, el periodista y la persona", apuntó.

A raíz de esto, el madrileño confesó que viajó a la Gran Manzana después del 11-S y reconoció que no pudo acercarse a la zona afectada por el desastre terrorista. "He estado en Nueva York después de los atentados, pero no he ido al lugar porque cuando estuve todo estaba en obras y tampoco vi las consecuencias del ataque, ya que habían logrado adecentar la zona", añadió.

Si bien su vida personal siempre fue un misterio, podemos decir que hubo grandes e importantes cambios en la faceta privada del longevo periodista durante estos últimos 20 años. En principio, en 2014, se conocía de su separación con Maite Chacón tras abandonar el hogar conyugal después de 4 años de noviazgo, 28 de matrimonio y 2 hijos en común.

Del cajón de los recuerdos: Matías PratsMaite Chacón.

Pero eso no es todo. Pasaron seis meses de su divorcio cuando se dio a conocer que el presentador de informativos tenía una nueva ilusión en su vida, pues la noticia corría como pólvora tras descubrirse que se trataba de una compañera de trabajo: la periodista Ruth Izcue.

Parece que cuando comenzaron las sospechas de esta posible relación alguien decidió castigarla en el turno de 12 de la noche a 9 de la mañana, que es el que nadie quiere.

De esta manera, una fuente cercana a la navarra comentaba a "Vanitatis" en aquel entonces cómo vivía la pareja el comienzo de su amor. Cabe resaltar que la comunicadora fue por muchos años esposa de Fernando Sacristán, el histórico paparazzi de la prensa rosa con quien tuvo un hijo en común.

De izquierda a derecha: Matías Prats y Ruth Izcue.

Finalmente, destacamos que los 19 años de diferencia entre ellos no afectaron a su romance y después de algunos baches sentimentales, Matías Prats y Ruth Izcue reforzaron sus lazos afectivos siendo a día de hoy una consolidada pareja del panorama social.

Respecto a su vida profesional, el padre de Matías y Marta Prats Chacón se ausentó por un largo período en 2015 tras sufrir un doble desprendimiento de retina, pensando incluso que podría perder su visión. "Pensé que no volvería a la pantalla", expresó a "¡Hola!" nada más regresar a los platós.