EXCLUSIVA

Victoria Federica cumplió 21 años y Jaime de Marichalar traza su futuro: será su heredera y sucesora

Le guste o no a la Infanta Elena, la joven socialité elige bando.
viernes, 10 de septiembre de 2021 · 05:00

La benjamina de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar, Victoria Federica, estuvo de celebración este jueves por motivo de su 21 cumpleaños y aunque no hay duda alguna de que lo celebró como Dios manda y el buen ánimo se extenderá hacia el fin de semana, uno de los momentos más emotivos para ella y su padre ha tenido lugar para estrechar aún más su vinculo paterno filial.

La historia de la Infanta Elena se repite con Victoria Federica: ella es el ojito derecho de papá.

La revista "Vanity Fair" apuntó a la posibilidad legítima de que la hija menor de la Duquesa de Lugo haya recibido uno de los tesoros joyescos mejor valorados por Jaime de Marichalar y el resto de su familia paterna. Incluso sería un momento invaluable para la mismísima Infanta Elena en consideración a esta alhaja que tiene también un enorme valor para ella.

Se trata de un hermoso y significativo regalo: un broche de estilo Art Decó, que por muchos años fue resguardado por la abuela paterna de Victoria Federica, Concepción Sáenz de Tejada, condesa viuda de Ripalda. Engalanó a las mujeres de su familia por generaciones y ahora podría ser parte del joyero personal de su nieta, ahora convertida en toda una adulta.

La Infanta Elena con el broche de la Condesa de Ripalda.

Para hacernos una idea del atractivo y complejidad de esta magnífica pieza, que las relativas de Victoria Federica e incluso la Infanta Elena han presumido en eventos magnos de renombre como enlaces nupciales y otros encuentros sociales, así la describe la mencionada revista:

La pieza, de autoría desconocida, presume de un gran tamaño y está elaborada con diamantes montados en platino. Destacan, sobre el dibujo geométrico enmarcado en un hexágono alargado, un gran brillante en el centro y cuatro en las paredes de la figura.

Para Jaime de Marichalar, cada vez se acerca más la fecha en la que Victoria Federica se convierta en su sucesora natural.

Para Jaime de Marichalar, esta entrega significaría mucho más que un pequeño acto similar al de las joyas de pasar entre las consortes de la Corona: es un pase de testigo que nos anuncia la puesta en marcha del plan que contempla el aristócrata para Victoria Federica, al convertirla a golpe de varita en la heredera innegable de su legado, silencioso pero sólido en el mundo de la moda internacional y la responsabilidad que conlleva llevar este broche, como la gran abanderada de su estirpe familiar.

Sin duda y a partir de hoy, Victoria Federica abraza un hermoso y gran legado familiar, que marca un antes y un después. Atrás deberían quedar sus días erráticos para ahora llevar las cosas con más calma, aunque aún es muy pronto para saber si realmente la hija rebelde de la Infanta Elena bajará el ritmo. Después de todo, aún es una veinteañera y es mucho lo que le falta por vivir y sobre todo, por aprender.