EXCLUSIVA

La opinión pública va a por el Príncipe Alberto: dejó a Charlène de Mónaco cuando más lo necesitaba

De poco o nada valen los arrepentimeintos del Grimaldi, es la Princesa quien siempre llevó la peor parte.
viernes, 10 de septiembre de 2021 · 06:00

El Principe Alberto expurga su "mea culpa" frente a los señalamientos que ahora recaen en su contra. Por muchos meses había sido Charlène de Mónaco el blanco de todos los ataques, pero en este giro de tuerca, las miradas se posan sobre el hijo de la inolvidable Grace Kelly para juzgarle ante su comportamiento como "esposo institucional" y no el compañero de vida de la Princesa convaleciente en Sudáfrica.

El Príncipe Alberto desmiente los rumores de huida de Charlène de Mónaco, y otros temas puntuales.

Cuando la prensa internacional reportó la reciente recaida de Charlène de Mónaco ante un colapso sufrido por la exatleta a tan solo una semana de la salida del Príncipe Alberto con sus hijos del país africano, la reacción de las audiencias por la preocupación frente a su estado de salud, contrastó con las informaciones que retrataban al "royal" fuera de todas sus obligaciones institucionales con los pequeños Príncipes Jacques y Gabriella en un full day en Francia. Esto, interpretado como un máximo gesto de indolencia por la mayoría, obligó inmediatamente al Principado y a su máximo representante a pronunciarse.

Sin embargo, el esposo de Charlène de Mónaco redobló la apuesta y en lugar de limitarse a esperar a que el departamento de prensa de la Casa Grimaldi extendiera un comunicado oficial -como efectivamente sucedió-, se decantó por conceder una entrevista a la revista "People" para defender a la sudafricana y aclarar algunos malos entendidos.

Charlène de Mónaco apenas tenía intención de volver a Sudáfrica para participar en una campaña, visitar a sus amigos y regresaría en una semana.

Como punto inicial, el Príncipe Alberto asegura que Charlène de Mónaco nunca tuvo como objetivo huir del Principado: "¡No se fue de Mónaco enfadada!. No se fue porque estuviera enfadada conmigo o con cualquier otra persona. Iba a viajar a Sudáfrica para reevaluar el trabajo de su Fundación allí y tomarse un tiempo libre con su hermano y algunos amigos".

Además, el padre de los príncipes Jacques y Gabriella dejó en claro que el traslado de la exnadadora hacia su país natal y posterior estancia no tiene que ver con una suerte de exilio autoimpuesto, sino a un cuadro infeccioso que nunca se vio venir y complicó su regreso hasta nuestros días: "Se suponía que solo iba a estar allí una semana, un máximo de diez días, pero surgieron complicaciones médicas debido a la infección que sufre.

El trago más amargo para Charlène de Mónaco es no poder volver junto con sus hijos Jacques y Gabriella.

En este sentido, el hermano de Carolina de Mónaco piensa que debió medir las consecuencias de su silencio, sobre todo por el grado de afectación que tendría en el ánimo de su esposa, quien debió confrontar las acusaciones, sospechas y señalamientos que ponían en entredicho su rol como madre, al dejar a sus hijos al cuidado de su padre, mientras ella se dedicaba a "salvar rinocerontes".

Debería haber abordado antes los rumores, pero estaba concentrado en cuidar a los niños. Pensé que probablemente desaparecerían. Sabes que si intentas responder todo lo que sale, estás perdiendo el tiempo. Por supuesto que la afecta a ella, por supuesto que me afecta a mí. Malinterpretar las cosas siempre es perjudicial. Somos un blanco fácil, fácil de atacar, porque estamos en el punto de mira.

El Príncipe Alberto confía en que su esposa Charlène de Mónaco regresará recuperada, y retomará su vida después de este penoso capítulo.

Para muchos, lo hecho, hecho está. En estos momentos, toda la atención se mantiene enfocada en el proceso de recuperación de Charlène de Mónaco y el proceso infeccioso en oídos y garganta que parece persistir, pero atendiendo al entusiasmo del Príncipe Alberto por su pronta mejoría y en tiempo récord, se espera que así sea y la Princesa pueda retornar a Europa junto a su familia.